Juicio por el Procès

Forn alega que los Mossos cumplieron todas las órdenes judiciales para el 1-O

Los acusados, durante la segunda jornada del juicio. Los acusados, durante la segunda jornada del juicio.

Los acusados, durante la segunda jornada del juicio. / EFE

Comentarios 1

El ex conseller de Interior Joaquim Forn siguió a la declaración del ex vicepresidente Oriol Junqueras.  

Forn ha optado por una estrategia de defensa distinta: no solo ha respondido al fiscal y a la abogada del Estado, sino que ha entrado de lleno a hablar de la DUI.

Y lo ha hecho para restarle valor jurídico, al calificarla de mera "declaración política", que no se desarrolló posteriormente, ya que el Govern nunca se planteó otra posibilidad que adelantar los comicios o aceptar el 155.

Forn, que se enfrenta a 16 años de cárcel por rebelión agravada con malversación, ha vertebrado su relato en dos premisas fundamentales.

Una, que "los Mossos siempre cumplieron la Ley" y dos, que "no recibieron nunca instrucciones políticas" ni de él ni de Carles Puigdemont "para incumplir con su función de policía judicial" y ejecutar las órdenes de la Fiscalía y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para impedir el 1-O.

Cerrando filas hacia la actuación de la policía autonómica, Forn ha negado su "inactividad" para evitar la votación y ha asegurado que "ningún acto de los Mossos fue contrario a la Constitución, ni el 20-S ni el 1-O".

De hecho, ha confesado que la víspera a ser nombrado conseller le dijo a Puigdemont que estaba comprometido políticamente con celebrar el referéndum pero que los Mossos "tenían que cumplir con la ley". "Me dijo que lo entendía y que no me preocupara", ha añadido.

Y ha capeado una de las cuestiones clave de su acusación -la presunta advertencia de los Mossos al Govern sobre el riesgo de violencia el 1-O en un reunión previa- asegurando que los Mossos "no plantearon que hubiera un escenario de violencia generalizada" sino que "solo nos manifestaron su preocupación por actos puntuales".

Puigdemont, el gran ausente del juicio, huido en Bélgica, ha vuelto una vez más a aparecer no solo por boca de los acusados sino cuando el tribunal ha rechazado nuevamente citarlo, al tener la condición de procesado en la causa, porque "en un proceso penal no se puede venir por la mañana de acusado y por la tarde de testigo".

Lo ha hecho al inicio del juicio cuando ha resuelto algunas de las cuestiones previas planteadas. Entre ellas, ha admitido la testifical del exministro del Interior Juan Ignacio Zoido, que los acusados puedan colocarse detrás de sus abogados en lugar de en el banquillo y que puedan declarar en catalán, pero con traducción consecutiva y no la simultánea que reclamaban los acusados, por lo que Junqueras y Forn optaron por hablar en castellano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios