España

Las Cortes relanzarán en una semana la revisión del régimen de incompatibilidad

  • Los presidentes del Congreso y del Senado se implicarán a la vuelta de Semana Santa para unificar criterios sobre las actividades extraparlamentarias de los aforados y dotarlas de mayor transparencia

Los presidentes del Congreso y del Senado, José Bono y Javier Rojo, quieren impulsar después de Semana Santa el estudio de una revisión del sistema de incompatibilidades de los diputados y senadores y de la publicidad de sus actividades extraparlamentarias, un debate suscitado en las últimas semanas y en el que han pedido avances formaciones como el PSOE e IU-ICV.

Bono y Rojo han tratado sobre este asunto en los últimos contactos que han mantenido. Según fuentes parlamentarias, están de acuerdo en promover el debate tras las vacaciones y que los grupos hagan propuestas, no sólo sobre si debe darse más publicidad o no a las declaraciones que los políticos presentan en el registro de actividades, sino también sobre qué labor debe ser incompatible con la de diputado y senador.

El debate surgió en el Congreso tras filtrarse parte del dictamen de la Comisión del Estatuto del Diputado, el órgano encargado de conceder o denegar las compatibilidades, que tiene carácter reservado. Este documento, cuyo contenido teóricamente es secreto, se votó la semana pasada en el Pleno de la Cámara Baja y un centenar de diputados se negó a apoyarlo (o se abstuvieron o votaron en contra), expresando así su desacuerdo con la opacidad del sistema.

Un día antes de esa votación, PSOE e IU-ICV habían anunciado sus propuestas de hacer públicas las actividades profesionales de los diputados e impulsar una revisión del régimen de incompatibilidades para hacerlo más transparente. Su argumento es que se hace una interpretación muy amplia de la ley, favoreciendo la concesión de compatibilidades. Además, son partidarios de que los debates y los informes de la Comisión del Estatuto del Diputado dejen de ser secretos y de que este órgano pueda investigar si consideran que hay un abuso.

Esta misma semana, la Comisión del Estatuto del Diputado alcanzó un acuerdo unánime para dotar de mayor transparencia al contenido de sus trabajos y abrir una reflexión sobre el actual régimen de incompatibilidades. Dentro de tres semanas los grupos presentarán sus propuestas.

Los dos presidentes han decidido tomar cartas sobre el asunto sabedores de que la divulgación de esos datos perjudica por igual a ambas Cámaras y que resulta más eficaz unificar criterios y no permitir que se apliquen unas reglas para unos parlamentarios y otras distintas para los miembros de la otra cámara.

En cualquier caso, en el Senado estos informes de la Comisión de Incompatibilidades se han aprobado hasta ahora sin problemas de ningún tipo. En la presente legislatura, casi la totalidad de los senadores ha presentado una declaración con actividades paralelas, sus casos han sido revisados y todos ellos, aprobados por el Pleno de la Cámara.

Ante la posibilidad de que se revise el sistema, los grupos de la Cámara Alta tienen distinto criterio. A diferencia de lo que ocurre en el Congreso, la peculiaridad del Senado es que casi un centenar de sus miembros compatibiliza varios cargos públicos, pues además del escaño, ocupan puestos de alcalde, concejal o parlamentario regional, así como un puesto en una diputación o cabildo insular. En estos casos, deben repartir su tiempo para tratar de cumplir todas las tareas públicas, pero cobran por uno de los cargos: están obligados a elegir un sueldo.

De momento, los grupos minoritarios están divididos. El portavoz de Entesa Catalana del Progrés, Carles Bonet, no está de acuerdo con la polémica. En su opinión, no hay ningún problema en que los parlamentarios compatibilicen cargos, ya que los políticos "no pueden alejarse de la realidad". "Que los políticos tengan dedicación exclusiva sería hacer un flaco favor a la política", dice.

Por su parte, el portavoz de CiU, Jordi Vilajoana, sí es partidario de que se tenga acceso público a las declaraciones de actividades de los políticos y que incluso se cuelguen en las web de las instituciones. Además, considera necesario revisar la legislación para "adaptarla a la realidad", aunque no para endurecerla.

Otra postura defiende el miembro del PNV en la Comisión de Incompatibilidades del Senado, Iñaki Anasagasti, quien asegura que hay casos "bochornosos" de políticos que compatibilizan el escaño con actividades privadas. De la misma forma, es partidario de dar más transparencia a las actividades de los parlamentarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios