España

Borrell recomienda a los barones que no se impliquen por si pierden

El ex ministro socialista Josep Borrell, avalista de la candidatura de Pedro Sánchez, recordó ayer que en la primarias de 1998 para elegir candidato a La Moncloa, él se impuso al entonces secretario general, Joaquín Almunia, y que, con todo el aparato del partido en contra, en varias provincias logró el 90% de los votos. Borrell hizo esta alusión en la rueda de prensa que ofreció en la librería Blanquerna de Madrid para presentar su libro Los idus de octubre, en el que hace un análisis de la crisis de la socialdemocracia europea con mención especial al caso del PSOE. Recordó que cuando él ganó ningún líder territorial se sintió desautorizado y todos siguieron en sus puestos, pese a que habían respaldado a Almunia, cuando desde su punto de vista, alguno debería haberse sentido deslegitimado.

A su juicio, si ahora no se implican en favor de ningún candidato podrían evitarse ese trago en el caso de que gane el candidato por el que no apostaban. "Este es el momento de los afiliados, dejemos que voten en plena libertad", demandó. Además, Borrell avisó de que una cosa son los avales, "que son públicos", y otra el voto, que "es secreto". "Esa es una diferencia importante", puntualizó, admitiendo que el número de firmas logrado por cada aspirante indica cosas pero que a veces se producen sorpresas.

Para el ex ministro socialista, los avales logrados por los tres candidatos a estas primarias han dibujado un partido "dividido en dos" y quien se alce con la victoria el 21 de mayo tendrá que conseguir que en el congreso federal de junio respalden a la Ejecutiva federal que proponga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios