España

A Borrell no le consta que la CIA esté implicada en el asalto a la embajada norcoreana en Madrid

  • Dos de los diez asaltantes tendrían vínculos con los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

Comentarios 4

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, no quiso comentar la información publicada este miércoles por el diario El País sobre la supuesta vinculación de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense en el asalto a la embajada de Corea del Norte en Madrid.

"No tenía ayer cuando salí de Madrid esta información que aparece en algún medio de comunicación. Desconozco su origen y su verosimilitud y, si la tuviera, no se la podría comentar", declaró Borrell a preguntas de Efe en una rueda de prensa en Belgrado.

El jefe de la diplomacia española se encuentra en una visita oficial en Serbia, donde se ha reunido con el presidente del país, Aleksandar Vucic; el ministro de Exteriores, Ivica Dacic; y la primera ministra, Ana Brnabic. Según la información del citado diario, la policía española y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) implican a la CIA en el asalto a la embajada del país asiático el pasado 22 de febrero.

Esa información señala que dos de los diez asaltantes han sido identificados por las fuerzas de seguridad españolas y tienen vínculos con los servicios de inteligencia estadounidenses. Este grupo irrumpió en la embajada, ubicada en la periferia de la capital española, muy cerca de la sede del CNI, y se hicieron con varios ordenadores antes de huir.

La embajada de Corea del Norte en España fue abierta en octubre de 2013 por el diplomático norcoreano Kim Hyok Chol, quien fue expulsado de España el 25 de septiembre de 2017 en respuesta a las pruebas balísticas realizadas por el régimen de Pionyang.

Kim Hyok Chol, que atribuyó su expulsión a la "diplomacia de sumisión" a Estados Unidos del Gobierno de Mariano Rajoy, es ahora uno de los principales interlocutores con la Administración de Donald Trump en las conversaciones que mantiene con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

La embajada en Madrid quedó reducida entonces al mínimo, con un encargado de negocios y un pequeño grupo de estudiantes de arquitectura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios