Nagwa Mehrez. Presidenta de la Asociación de Hispanistas de Egipto

“El velo no es una imposición religiosa, es una reacción a EEUU”

  • Presidenta de la Asociación de Hispanistas de Egipto Al-Ándalus en el corazón Presidenta de la Asociación de Hispanistas de Egipto,acaba de renovar un convenio con la Universidad de Granada para el intercambio de alumnos. Es un tema que le toca de cerca, ya que su propia hija estudia Filología Hispánica en la ciudad de la Alhambra. Es la cabeza visible de un grupo de intelectuales enamorados de las letras hispanas . La asociación tiene su sede en El Cairo, donde falleció el gran Ibn Jaldún, visir que fue de los nazaríes y que también dejó su granito de arena en Granada. Los lazos vienen de lejos...

¿Siguen las modas literarias de España? 

Están de moda. Últimamente hemos traducido a Borges, Valle-Inclán, Buero Vallejo, Antonio Gala... 

La palabra tópica para hablar de Egipto es `exótico'. ¿Qué resulta exótico a los egipcios de la cultura española? 

Vemos exótico el tema de Al-Ándalus, que es lo que más nos concierne a los árabes. Es el caso del libro El manuscrito carmesí de Antonio Gala, que habla sobre los árabes y la Alhambra. Esto nos resulta exótico. Luego, el tema de las corridas de toros es algo con lo que no comulgamos en general. El flamenco nos llama muchísimo la atención.  

¿Es siempre Al-Ándalus el punto de partida de los egipcios para interesarse por España? 

Siempre, desde que se fundó hace más de 50 años el Instituto Egipcio de Estudios Islámicos en Madrid. 


En España hay un debate entre los que defienden que Al-Ándalus era poco menos que un paraíso en la tierra y los que ven también muchos claroscuros... 

Desde luego fue un paraíso,la prueba está en Granada. Los puntos negros los veis vosotros, nosotros no. Quizás algunos lo ven como una manera de colonización de los árabes durante ocho siglos. Nosotros lo vemos al revés, porque Al-Ándalus fue el comienzo de la evolución de Europa. Esto se ve muy bien a través de las traducciones de la Escuela de Toledo. Se enteraron de lo que es la química, la cirugía, la ciencia... Pero el mundo árabe se echó para atrás por culpa del colonialismo, porque ellos vinieron para destruir. 

En sentido contrario, ¿ve igual interés de los españoles en la literatura árabe o es una cultura de mirarse el ombligo?

Exactamente. A través de nuestra organización mandamos un mensaje de, por favor, no se miren tanto a sí mismos. Después del 11-S queremos que miren a  Oriente, que piensen si AlÁndalus era un punto oscuro en la Edad Media o un foco de iluminación, de cultura. No somos tan bárbaros como nos pintan.

 ¿Cuál es la mayor enseñanza que puede aportar la cultura árabe a Occidente? 

La fraternidad. Pero no hablo de Granada, que todavía conserva ese carácter. Pero he vivido mucho en Madrid y he visto cómo incluso algunos árabes han cambiado. 

¿Cuál es el autor en castellano más leído en los países árabes? 

Pues igual que aquí, Gabriel García Márquez. Y Lorca, al que no hay que olvidar y que tiene todas sus obras traducidas. El mundo es ya como un pañuelo.  Pero no como un velo...  No, no. El velo es otra cosa totalmente distinta. Ha sido una reacción a los Estados Unidos. Antes, paseabas por Egipto, y todo el mundo vestía a la europea, pero ahora mucha gente se ha puesto el traje largo o el velo como diciendo señores, estamos aquí pero no somos terroristas. Es algo que no nos impone la religión. 

¿Ha habido también alguna reacción entre los intelectuales?

 No. En temas literarios o de cine no ha habido ningún cambio. Hubo, eso sí, una oleada de cine que trataba el tema de los terroristas. Egipto siempre ha sido uno de los países más cosmopolitas del mundo y nosotros, como ciudadanos, no como turistas, hemos sufrido el terrorismo. Por eso muchas llevan el velo... 

¿Qué autores egipcios no deben perderse los lectores españoles? 

Por supuesto Naguib Mahfuz, nuestro Premio Nobel. También el poeta Edmond Jabès. 

¿Han notado los países árabes el cambio en el Gobierno de España en 2004? 

Cuando Zapatero habló de la Alianza de Civilizaciones en la ONU puso voz a lo que todos los árabes queríamos decir. Habló en nuestro nombre. Ya era hora de que el mundo nos entienda, sobre todo la juventud española, que sólo ve terrorismo por todas partes. Zapatero tiene un gran prestigio en todas partes, mucho más que Aznar. Zapatero está mirando al norte de África mientras Aznar sólo miraba al norte, a Bush o Blair.

¿De dónde proviene la cultura española?

De África. Aznar visitó Egipto, se sentó con los hispanistas y habló de estrechar lazos culturales. 

Y después anunció que iba a cerrar el Cervantes de Alejandría... 

Increíble. Hay que tener en cuenta, que estratégicamente, Egipto es un faro en el mundo árabe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios