José Chamizo de la Rubia. defensor del pueblo andaluz

"No me extrañaría que el próximo Papa fuera brasileño"

  • Antonio Banderas y José Chamizo compartieron la medalla de plata de 1994 con el ginecólogo José María Bedoya, el remero olímpico Fernando Climent y las cantaoras Fernanda y Bernarda de Utrera.

-A usted y a Antonio Banderas les dieron la medalla de plata de Andalucía en 1994. ¿Cómo lo ha visto casi veinte años después?

-Hemos coincidido en un par de actos en Málaga. Siempre se ha dicho de los sabios que suelen ser humildes. En mi pueblo hubo uno que hizo un corto y dejó de hablarnos a todos.

 

-¿Le habló de proyectos?

-De películas, guiones y la Semana Santa de Málaga. Leí su pregón, magnífico.

 

-¿Sigue siendo un chico Almodóvar?

-Ya es un señor Almodóvar. Hace con Penélope Cruz un cameo en su última película. 

 

-¿Usted hizo cameos?

-Algunas veces. En una película sobre la vida de Fermín Salvochea. Y en algunas que se rodaron en Tarifa. Con esto de tener cara de árabe siempre me elegían. Nos pagaban entre quinientas y mil pesetas.

 

-¿Trató a Juan Luis Galiardo?

-Éramos paisanos. Yo tuve más contacto con Pedro Delgado, fundador del Teatro del Estrecho que ahora está dirigiendo una obra mía, La urgencia de la libertad, con el Teatro Estable de Algeciras.


-¿A cuántos recomendó El último encuentro, de Sandor Marai?

-A mucha gente. Ahora estoy con Camilleri, con sus novelas entre comillas policiacas. Cuando tengo un parón de lector, como publica mucho, cojo algo de Camilleri y me pongo a leer como un poseso.


-¿Y a escribir?

-Ahora Espasa Calpe me publica el libro ¿Quién ha dicho que vivir sea fácil? Un libro sobre historias de exclusión social y mi vida.

 

-¿Un libro de autoayuda?

-No, en absoluto. Hay historias de inmigración, de menores, de droga, mezcladas con mi vida. Hay libros de autoayuda que están muy bien y otros que son un timo, marketing.

 

-¿La Biblia es un libro de autoayuda?

-Más los Evangelios. El Génesis, el Levítico o el Deuteronomio tienen otro carácter.

 

-Un mundo sin Dios es fácil de imaginar. ¿Y un mundo sin Papa?

-Un mundo sin Papa es apasionante. Primero, porque el que estaba se va porque no ha podido controlar a la Curia. El que venga tiene ese camino trazado, tiene que controlar a la Curia y dialogar con el mundo actual. No quiero decir que tenga que asumir todos los valores del mundo actual, algunos son antivalores, pero no enrocarse en normas que son más costumbres y disciplinas. La tradición de la Iglesia es mucho más que la misa en latín.

 

-¿Si fuera cardenal, por quién votaría?

-Estudié Historia de la Iglesia en la Universidad Gregoriana de Roma y tengo pedigrí para ser Papa, pero no tengo intención. Posiblemente votaría a alguien de América Latina. 


-¿Un Papa gallego?

-No es lo que la Iglesia necesita. Me inclino más por alguien que fue cardenal de Sevilla. No me extrañaría que saliera un cardenal brasileño.

 

-Todo pasa por Brasil: el Mundial, los Juegos, la JMJ, el Rock'n Río...

-América Latina es el gran continente de la Iglesia, donde miles de creyentes están sufriendo un desplazamiento a las iglesias evangélicas. A eso le tiene mucho miedo el Vaticano. Además hay algo con lo que la Iglesia no contaba. Algo mucho más complejo que el anticlericalismo, la indiferencia.

 

-Una Iglesia sin Papa, una Italia sin Gobierno...

-Viví en Roma casi cinco años y cuando no había Gobierno es cuando mejor iban las cosas. La gente pagaba en los autobuses, no había mabnifestaciones. Italia tiene un punto de anarquía controlada.

 

-¿La tensión entre el Gobierno central y andaluz, existe entre las oficinas andaluza y estatal de Defensor del Pueblo, entre usted y Soledad Becerril?

-Para nada. Con Soledad me entiendo perfectamente. La veo la próxima semana. Estamos trabajando en un informe sobre urgencias hospitalarias.

 

-El año que lo premiaron junto a Banderas, la madre del Rey, María de las Mercedes, fue nombrada Hija Predilecta de Andalucía. ¿Hoy sería posible?

-Lamentablemente, estamos viviendo un deterioro de todas las instituciones que no es bueno para el sistema democrático.

 

-¿Chamizo se va detrás de Ratzinger?

-Me gustaría irme cuando haya pasado la fase más aguda de esta crisis. Me parecería un abandono por mi parte. Estoy a disposición de lo que diga el Parlamento. Los temas que ahora llegan a la oficina son dolorosísimos, algunas administraciones no saben, no contestan y hemos tenido que crear una red de trescientas asociaciones.

 

-¿Qué temas le llegan?

-No tengo para la luz; no tengo para el agua; me van a echar de mi casa; el salario social se retrasa; no sé si vale la pena vivir. Me cuesta conciliar el sueño, algunas de esas historias me persiguen.

 

-Leído junto a un fotograma de Charlot: la pobreza no es un delito.

-La Unión Europea no piensa lo mismo. Cree que no tener trabajo y ser pobre es culpa nuestra y no porque haya fracasado estrepitosamente un modelo economicista.

 

-¿Existe la Roma de Fellini?

-Es real. No es lo primero que ves. Fellini es el gran creador europeo, no sólo italiano. En Roma nunca lo vi. Estuve en muchos entierros. El más impactante fue el de Pasolini. Estaba muy cerca de Laura Antonelli. El menos estético, curiosamente, fue el de Visconti. 


-¿Qué recuerdos tiene de Gibraltar?

-Es la infancia de coger flores y vendérselas en la carretera a los llanitos que salían de Gibraltar; de la mantequilla El Punto, de las chocolatinas Cadbury, de las galletas rellenas. Después, de lo mal que se pasó cuando cerraron la frontera. Ahora tengo buena relación con el Defensor de Gibraltar, es muy activo. 

 

-¿Vienen a confesarse?

-Sí, vienen a que les guarde el secreto. Hubo un periodo en el que venían mujeres que sufrían malos tratos en el ámbito rural a que les guardara el secreto que yo reconducía a otras instancias, porque eran auténticas atrocidades.

 

-Con la marcha del Papa, ascenso de monaguillos. ¿Lo fue?

-Claro. En Los Barrios y en Ronda, donde fui interno. 


-¿Pregones?

-Me ofrecen muchos, pero no es lo mío. Soy muy soso y son muy largos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios