Victoria Palacios | Fundadora del Grupo de Apoyo de Lactancia MaternaRegazo “No es defender la leche materna sino poner en duda la artificial”

Victoria Palacios del Valle, fundadora del Grupo Regazo. Victoria Palacios del Valle, fundadora del Grupo Regazo.

Victoria Palacios del Valle, fundadora del Grupo Regazo.

Victoria Palacios del Valle, junto con otras dos compañeras más, fundó hace dos décadas el grupo de apoyo a la lactancia materna Regazo en la provincia de Cádiz, ante "la falta de información" de la sociedad y de "especialidad" de los sanitarios en esa época. Desde entonces, "y gracias a que las compañeras del colectivo La Leche de Sevilla nos animaron a crear nuestro propio grupo", Regazo ha ido creciendo en cantidad "y sobre todo en calidad de la formación". "Las asesoras llevamos años formándonos, hemos ido a todos los congresos, hemos estado de la mano de pediatras como Carlos González, todo para ofrecer la información más valiosa posible a las madres".

-¿Cualquier mujer tiene la capacidad de amamantar?

-Sí. Todas somos mamíferas.

-¿Y por qué cuando estás embarazada es bastante común escuchar la frase "a ver si puedes dar el pecho..."?

-La humanidad, sin la lactancia materna, no hubiera llegado hasta aquí, ¿no? Hace 200 años, que yo sepa, no había leche de fórmula, ni nadie ponía en duda su capacidad de amamantar. Si no se hacía, como en el caso de mujeres de clase alta en una época, era porque no querían, no porque no pudieran, y tenían a una nodriza. Es curioso que esa capacidad comienza a ponerse en duda cuando la industria farmacéutica aparece en escena y cuando la mujer se incorpora masivamente al mercado laboral que, en esos tiempos, no se gozaba de los derechos laborales que tenemos ahora y que, con todo, hay que mejorar.

-Pero, es cierto que no es fácil, que hay muchas mujeres que tienen problemas...

-Es un porcentaje muy pequeño las mujeres que realmente tienen un problema médico. El verdadero problema es que hemos perdido dos generaciones y amamantar es algo que las mujeres aprendíamos viendo a otras mujeres. La mayoría de los inconvenientes surgen por eso, o por la famosa ayudita (un biberón de refuerzo) que provoca que el niño después le cueste más coger el pecho.

-Actualmente, ¿existe alguna leche de fórmula que sea igual o esté cercana a la leche materna?

-Rotundamente, no. Ya quisieran hacer algo parecido. La leche materna se adapta además a las necesidades del niño, es un tejido vivo. Yo lo que pienso que ya es hora no tanto de defender la lactancia materna sino de poner en duda la leche artificial.

-Dentro del mismo movimiento feminista hay división de opiniones a este respecto. Hay quienes piensan que la lactancia materna es una manera de perpetuar el rol de la mujer que busca el patriarcado. ¿Qué opina?

-Que, efectivamente, esa discusión no es nueva... Mira, hace 20 años, cuando formamos el grupo Regazo, nos fuimos presentando oficialmente a las instituciones y una representante pública, una mujer, cuando le contamos que queríamos hacer una asociación para fomentar la lactancia materna nos dijo: "¡vaya, pues lo que no faltaba, que nos queráis meter en casa a dar el pecho!". Lo que te digo, que no es algo nuevo pero sí es un mal enfoque. La lactancia materna no es ir en contra de la libertad de la mujer, es su naturaleza. No sé, a mí me parece que si la OMS recomienda para la buena salud del bebé la lactancia materna hasta los 6 meses, lo que habrá que pelear es por una baja de maternidad de 6 meses, ¿no?, eso sí me parece una defensa del feminismo y no una actitud retrógrada. Además de los innegables beneficios para el hijo y para la madre, es que amamantar no significa hoy día encerrarte en casa, puedes hacer muchas cosas con el niño encima y, si no, es que estás creando una vida útil, me parece a mí que te mereces un descanso, ¿no?

-Hablando de amamantar fuera de casa. Por su experiencia en estos años, ¿dar el pecho en la calle es algo ya normalizado?, ¿es algo normal en nuestro país?

-En España, afortunadamente, ya está normalizado aunque siempre hay algún retrógrado... Además, también ha ayudado a la concienciación las denuncias públicas de algunas madres que fueron expulsadas hace unos años de diferentes centros comerciales, algunos de ellos en Andalucía, por dar el pecho. Pero no podemos decir que es un problema en España, como sí lo es en otros países como Estados Unidos o los Emiratos Árabes...

-Entiendo que desde hace 20 años, que se fundó Regazo, ha cambiado mucho la percepción sobre la lactancia materna.

-Fíjate que yo estaba convencida que esta asociación después de los primeros meses o el primer año de vida iba a desaparecer...

-¿Y eso?

-Porque, ingenua de mí, creía que no iba a ser necesaria, que la sociedad se iba a dar cuenta de los beneficios de la lactancia materna, que iba a recordar y que los grupos de lactancia ya no harían falta porque sería lo normal.

-Y no ha ocurrido...

-Se ha avanzado... Pero regular... Digamos que a pasos muy cortos. Por un lado está el tema de los sanitarios, que no todos están formados en lactancia aunque, es cierto, que cada vez más, sobre todo las matronas. Y por otro, que a la sociedad le falta información, al menos eso, tener la información, porque la información es poder y así podrás tomar decisiones más acertadas.

-¿Funcionan ahora mismo muchos grupos de lactancia en Andalucía?

-¡Muchísimos! Hay una gran red. Estamos nosotros, Regazo, en diferentes poblaciones de la provincia de Cádiz; el colectivo La Leche en Sevilla, que es el que nos animó a nosotras a formar nuestro propio grupo en Cádiz hace dos décadas, la Liga de la Leche en Málaga... Y, además, gracias a los grupos de whatsapp, las asesoras de los diferentes colectivos trabajamos en red también con pediatras y matronas especializados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios