David Barrado. Director del Observatorio de Calar Alto

"Vamos a buscar planetas tipo terrestre en las estrellas vecinas"

  • Este madrileño de 43 años dirige el Observatorio Astronómico hispano alemán de Calar Alto, situado en la Sierra de los Filabres (Almería), el mayor de la Europa continental y centro de referencia científica a nivel internacional. Un enclave desértico y libre de contaminación lumínica, privilegiado para la contemplar la bóveda terrestre, que corre el riesgo de convertirse en un observatorio de segunda clase al haber surgido una nueva generación de grandes telescopios instalados en otras zonas del mundo, como Chile. Una circunstancia que, según David Barrado, la administración autonómica y la sociedad andaluza no deberían tolerar. En Calar Alto se estudian ahora, dentro del proyecto Califa, 600 galaxias cercanas a la Vía Láctea. Se trata de comprender cómo se forman las estrellas y cómo orbitan éstas alrededor de su centro.

-De tanto mirar al cielo, ¿le aburre lo de la Tierra?

-Me gusta mucho la naturaleza, viajar a sitios exóticos. Este planeta me parece maravilloso. Los seres humanos también me maravillan, para bien y para mal.

-Y eso que somos una insignificancia.

-A escala universal somos comparables a una mota, a una bacteria.

-¡Tanta ignorancia en seres tan ínfimos!

-Pienso lo contrario. Hemos podido construir, pese a nuestra ignorancia, un sistema de conocimiento basado en la ciencia que nos ha permitido entender bastantes cosas sobre cómo hemos llegado aquí.

-¿Hasta dónde nos llevan los telescopios?

-Hasta el confín del Universo accesible, prácticamente el inicio del Big Bang, miles de millones de años atrás. Como sabrá, a medida que miramos más lejos, nos adentramos más en el pasado.

-¿Y cuál es el límite?

-La física nos indica que hay un límite en la accesibilidad del conocimiento, determinado por la velocidad de la luz: ningún elemento físico la puede superar. En la frontera de esa accesibilidad estaría el inicio del propio Universo.

-Ahora se habla de universos superpuestos.

-Son especulaciones que tienen sus razones, por las que se formulan ciertas hipótesis. Pero no está comprobado aún.

-Cuanto más aprendemos…

-El Universo está lleno de sorpresas: cada respuesta abre la puerta a diez nuevas vías de investigación. Lo explicamos mediante modelos matemáticos. Pero son sólo modelos.

-¿Cómo han logrado los astrónomos llegar tan lejos?

-Con técnicas indirectas, que nos permiten inferir las propiedades de los cuerpos celestes de forma poco detallada. Cuando detectamos los planetas, por ejemplo, los vemos sólo como un puntito en una imagen.

-No es gran cosa, para empezar.

-Analizamos la luz que nos llega mediante la espectroscopia. Descomponemos los elementos esenciales del arco iris y, con métodos complejos, somos capaces de inferir muchas cosas.

-Parece fascinante.

-Lo es, desde el punto de vista intelectual: requiere mucha imaginación idear los mecanismos para conseguir esa información.

-¿Qué descubrimiento le ha subyugado más?

-El de la materia oscura y la energía oscura. Ahora sabemos que el Universo está evolucionando en base a un elemento esencial que no se ve. ¡No teníamos ni idea de su existencia!

-Describa su mejor telescopio.

-Su espejo principal, de 3,5 metros, multiplica por un millón la capacidad de recolectar la luz del ojo humano y detecta luz infrarroja. Pesa unas 300 toneladas, pero se puede mover con una mano.

-¿Cuántas estrellas ha contado con él?

-En mi campo, que no es el extragaláctico, muchos miles de estrellas. Nuestra Vía Láctea debe tener unos mil millones. Pero no las estudiamos todas en detalle. Buscamos respuestas a preguntas específicas.

-¿Qué de admira más de lo que ve ahí fuera?

-La naturaleza siempre va mucho más allá de nuestra imaginación. En el caso de los exoplanetas, llamados así porque están fuera del sistema solar, lo que nos estamos encontrando supera cualquier hipótesis.

-¿A saber?

-Hay una gran diversidad de planetas en tamaños, densidades y propiedades. Nada que responda a nuestra idea jerárquica del sistema solar, con planetas similares a la Tierra o Júpiter.

-¿No hay reglas compartidas?

-Hay planetas con contrastes de temperatura grandísimos entre sus dos caras, porque giran en torno a su estrella mostrando siempre el mismo lado. Hay planetas muy masivos, superjúpiters, que sin embargo orbitan muy cerca de sus estrellas…

-¿Cuántos se han detectado hasta ahora?

-Unos quinientos. Además, hemos obtenido espectros que nos permiten tener acceso a la atmósfera de algunos de esos planetas.

-¿Ninguno parecido al nuestro?

-Ahora estamos involucrados, con Calar Alto, en el desarrollo de Cármenes, un instrumento que estará listo en el 2014 y que nos permitirá buscar planetas tipo terrestre fuera del sistema solar.

-¿Los buscarán en nuestra propia galaxia?

-En estrellas cercanas, de tipo M, situadas a decenas de años luz. Digamos que son nuestros vecinos. Son estrellas más frías que el sol, de color rojizo, que permitirán mejor la detección de planetas por sus propiedades.

-¿Dónde se sitúa la Tierra, para entendernos?

-La Vía Láctea tiene forma de espiral, con dos brazos con forma de remolino. Estamos entre medias de los dos, no muy céntricos. La gran densidad de estrellas en el centro habría afectado a la posibilidad de formar vida.

-¿Piensa hay vida inteligente ahí afuera?

-El proceso de aparición de vida es relativamente sencillo. Obedece a una serie de reacciones químicas muy poco probables, pero que con el tiempo y las condiciones adecuadas se tienen que dar en otros sitios.

-Luego…

-Lo que si es excepcional es que surja vida a nivel complicado, multicelular, y que esa vida de lugar a inteligencia y a una civilización como la nuestra. Por eso hay que cuidarla. La estamos poniendo en riesgo.

-¿Nos imagina emigrando a otro planeta?

-Sería inviable económicamente. Para que se haga una idea: una posible visita a Marte de sólo seis seres humanos costaría miles de millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios