Lalo Antón, Director general del Grupo Artevino "Visito mucho Andalucía y siempre que puedo tomo tintos de la zona"

Lalo Antón, director general del Grupo Artevino. Lalo Antón, director general del Grupo Artevino.

Lalo Antón, director general del Grupo Artevino. / M. G.

El vino es un vínculo familiar como la misma sangre para Lalo Antón (Vitoria, 1975), miembro de una tercera generación de bodegueros que abrió su abuelo, Jesús Baigorri, y prolongó su padre Gonzalo Antón, también reconocido hostelero. Es licenciado en Economía por la Universidad de Navarra y completó sus estudios de enología y viticultura en U. C. David, California, donde ya empezó a trabajar en la rama. Volvió a España en 2001 para abrir Bodegas Izadi al mercado internacional y labrarse un camino entre las vides. Desde 2010 es director general del Grupo Artevino.

-Artevino contiene en sus barricas cuatro Denominaciones de Origen referenciales en España, Rioja, Ribera del Duero, Toro y Rueda. ¿Por qué cuatro, ni más ni menos?

-Rioja es nuestro origen con Izadi en 1987 y en nuestra empresa hay una máxima que es reinvertir el 100% el año tras año en hacer las cosas mejor y en buscar proyectos singulares. De ahí salió Finca Villacreces, en plena milla de oro de la Ribera del Duero, y luego Vetus en Toro. Finalmente apostamos por hacer un vino de verdejo en Rueda con estilo propio y nació Flor de Vetus en las alturas de Segovia.

-Defina las particularidades de cada una de sus cuatro criaturas…

-Izadi en Rioja es tradición, elegancia y seguridad. Finca Villacreces representa exclusividad, personalidad y sostenibilidad. Vetus en Toro y Rueda transmiten frescura, amabilidad y autenticidad.

-Las D. O. han brotado como hongos en el terroir nacional. Son más de sesenta ya. ¿En qué medida esa eclosión es un estímulo para los que llegaron antes, como es su caso?

-Las D. O. ayudan a transmitir y preservar el estilo de una zona, pero no debemos olvidarnos de que todas las zonas juntas deben transmitir la grandiosidad de los vinos de España y para ello debemos estar coordinados.

-¿Qué opina de los vinos tintos andaluces que tratan de abrirse paso desde Ronda, Cádiz, Granada o la Sierra de Sevilla?

-Los tintos andaluces tienen un reto por la climatología de la zona y esto puede ser salvado siempre que se elijan bien las ubicaciones del viñedo y las variedades. Estoy convencido de que su éxito nos hará más grandes como país y la búsqueda de un estilo propio es clave. Por suerte visito mucho Andalucía y siempre que puedo tomo tintos de la zona.

-Vayamos con el consumo de vino en casa. En los últimos años ha descendido. ¿Le preocupa más la competencia de otras bebidas, o el cambio de los hábitos laborales, que reduce las comidas con vino en casa en favor de la comida rápida fuera del hogar?

-El consumo per cápita ha caído, pero por contra se consume vino de mayor calidad. Me preocupa que los jóvenes no consuman vino como antes, pero me consta que se está trabajando en una campaña para recuperar el tiempo perdido. Me preocupa la pérdida de nuestro patrimonio vinícola y que nos empiecen a valorar más fuera que en nuestra casa.

-También están esas emergentes dietas de alimentación saludable que marginan tanto el alcohol... Le dejo una pregunta para que ejerza de abogado defensor del vino ante el eco-tribunal…

-El vino en su justa medida socializa y ayuda a la mente, esto también es salud.

-Ni siquiera un abstemio imagina una reunión familiar sin vino. Va con nuestras esencias.

-Ahí radica el valor seguro ante los tiempos de crisis… el vino compartido nos une en los buenos y en los malos momentos.

-Al hilo de la mesa y el mantel, el boom de la gastronomía a todos los niveles (enoturismo, catas, maridajes) ¿lo toman como un potente turbina alternativa para compensar el descenso del consumo en los hogares?

-El vino y la gastronomía son un binomio perfecto y las catas maridadas o el enoturismo ayudan a potenciarlo. El enoturismo está siendo clave en la divulgación de la cultura del vino, sobre todo a través de experiencias.

-La gente se vuelca en internet con el vino y compra cada vez más on line. ¿Da muchos palos de ciego ese comprador?

-La compra de vino on line está fomentando el consumo de vino y es un canal transparente a nivel de precios e información. El consumidor está plenamente informado de las características del vino y de sus reconocimientos. Se pierde el romanticismo de las tiendas tradicionales, pero no se puede luchar con ello ya que es un canal con mucho recorrido.

-La formación es fundamental, porque en el floreciente mundo del vino, impostores, haylos... ¿Por dónde empezar?

-Animo a realizar enoturismo para formarse a cualquier nivel.

-Usted, por su sólida formación internacional, ha podido ver nuestras vides tal como se ven más allá de nuestras fronteras. ¿Y cómo nos ven hoy nuestros potenciales consumidores?

-Nos ven como un país con personalidad al tener tantas variedades autóctonas y Denominaciones de Origen y a su vez como una buena alternativa precio-placer. Tenemos que trabajar más en la marca España y transmitir mayor valor de lo que hacemos.

-Un vino que no sea de su grupo, que cueste menos de 10 euros la botella, que haya probado como quien no quiere la cosa y que le haya disparado los sentidos. Si es que existe…

-Soy un apasionado de los finos en general, transmiten cultura, calidad, personalidad, historia…. siendo uno de los grandes vinos blancos del mundo, como es, debería costar más de lo que cuesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios