José Miguel Maté Salgado, Consejero delegado de Tressis "El inversor andaluz busca, ante todo, preservar su patrimonio"

José Miguel Maté Salgado. José Miguel Maté Salgado.

José Miguel Maté Salgado. / Juan Carlos Vázquez

Quizás la condición de corredor de fondo -ha completado 14 maratones- define tanto a José Miguel Maté Salgado (Madrid, 1965) como sus 30 años de experiencia en el mundo financiero. Licenciado en Derecho y diplomado en Ciencias empresariales, es también Máster en Mercados Financieros, siempre se ha dedicado a asesorar dónde invertir, como analista, como gestor y desde hace 19 como consejero delegado de su propia compañía, Tressis. Todo un experto que ayuda a gestionar eficientemente patrimonios personales.

-¿Los andaluces están interesados en invertir?

-Sí, como todas las personas. Lo que nos encontramos en Andalucía mayoritariamente son inquietudes que superan lo que pueden encontrar en la banca tradicional. Tressis les ofrece productos diversificados y que invierten en todo el mundo. La inquietud principal del ahorrador andaluz es que quiere preservar el patrimonio ante todo. Esto es fruto de lo que ha ocurrido en el mercado en los últimos años. Las políticas de los bancos centrales, con tipos a cero e incluso negativos, han hecho que el ahorrador pierda rentabilidad.

-¿Renta recurrente, no?

-Sí, renta recurrente y sin riesgo. Antes, el depósito bancario, la Letra del Tesoro o el fondo de renta fija a corto plazo siempre daban rentabilidad. Ahora no, y eso causa preocupación. Porque además hay mucha más volatilidad, movimientos bruscos...

-Y con una evolución negativa de la renta variable.

-Sí, por eso lo que busca es no sufrir las alteraciones que tienen los mercados. Y esto es muy difícil, porque por un lado necesita la renta y por otro lado el mercado ofrece mucha volatilidad. Lo que nos pregunta es: cómo puedo preservar mi patrimonio y al mismo tiempo cómo puedo batir a la inflación.

-¿Es un factor diferencial andaluz?

-Cada autonomía tiene sus connotaciones. Esto lo medimos por el volumen que está invertido en planes de pensiones o en fondos de inversión o en renta variable, que son datos estadísticos que sí están disponibles. Andalucía tiene una connotación, quizás no tanto en las capitales, que el ahorro está en el producto tradicional. Hay menos diversificación en productos de renta variable o de fondos internacionales que en otras comunidades. Y hay menos aportación a fondos de inversión.

-¿Cuál es el perfil de su inversor andaluz? ¿Son grandes fortunas?

-No. Nosotros buscamos ayudar a un ahorrador que tenga un cierto patrimonio, que no tiene por qué ser muy grande, conseguir sus objetivos vitales. Esto es un cambio muy grande en el mundo de la gestión de patrimonio. Históricamente las casas que se dedicaban a esto vendían producto. Luego la regulación forzó a analizar el perfil del riesgo, y en base a éste se le ofrecía una cartera. Construimos distintas carteras para satisfacer los distintos objetivos vitales que tienen nuestros clientes.

-¿Entonces, personalizan la oferta?

-Ése es nuestro gran valor diferencial, el tiempo que le dedicamos a cada cliente. Tratamos de no estar tan influidos por el día a día y ver las cosas con mayor perspectiva. Y buscar soluciones personales que no tienen que ser únicas, pueden tener distintas carteras para cada objetivo.

-Los indicadores macro andaluces dan ciertos inputs negativos: paro, bajo nivel de riqueza o de formación ¿Eso se nota en el ahorro?

"Indicadores como paro, bajo nivel de riqueza o de formación sí se notan en el ahorro de los andaluces"

-Sí, se nota. Todo tiene influencia. España tiene una cultura financiera menor que nuestro entorno, comparados con los anglosajones o los nórdicos. Esto tiene mucha incidencia respecto a la rentabilidad esperada. Porque si yo no sé el riesgo que asumo cuando invierto, a lo que estoy renunciando es a rentabilidad. Esto en un entorno de tipos más altos no era problemático. Pero ahora con rentabilidad cero o negativa, se arriesga no sólo a no compensar la inflación, sino a perder dinero objetivamente.

-La pregunta iba más sobre si muchos andaluces se quedan fuera de sus clientes objetivo por esos indicadores.

-Por volumen, no. Quizás por cultura financiera, porque el problema es que no conocen la oferta de asesoramiento que dan empresas especializadas en la gestión del patrimonio, como Tressis, que sólo se dedica a esa tarea.

-¿No hacen falta cientos de miles de euros?

-No. Nosotros nos dedicamos a gestionar carteras a partir de cien mil euros para que esté bien diversificada, pero somos capaces de configurar una con bastante menos dinero. Lo que pasa es que volvemos al tiempo, para aprovechar al máximo esos servicios lo lógico es tener algo más de dinero, pero no es obligatorio. Por volumen, en Andalucía hay riqueza, porque ahorra, sueldos que han sabido compensar. La media del ahorro nacional tiene aún más del 40% en depósito que da cero rentabilidad, y en Andalucía es un poco más. Pero esos ahorradores no acuden seguramente porque no conocen soluciones personalizadas como las que ofrece Tressis u otras empresas que hacen lo mismo.

-¿La crisis fue una oportunidad para su negocio?

-Sí. Nosotros crecimos mucho en la crisis porque los inversores buscan soluciones. Si la banca sólo ofrece depósitos a tipos irreales o productos del propio banco, incluso utilizando el balance propio, surge un conflicto de interés. Nosotros no utilizamos nuestro balance, vendemos productos de terceros y damos soluciones personalizadas, y eso atrajo a muchos clientes que huían de un modelo tradicional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios