José Antonio Ponseti | Periodista "Miguel de la Quadra es irrepetible"

"Miguel de la Quadra es irrepetible" "Miguel de la Quadra es irrepetible"

"Miguel de la Quadra es irrepetible" / belén vargas

El currículum de José Antonio Ponseti (Barcelona, 1967) está vinculado a Canal + y a la Cadena Ser, donde hoy conduce Ser Aventureros y 100 Yardas, un programa que nos introduce en el fútbol americano, una de las grandes pasiones de este periodista que desde hace tiempo tenía en su cabeza una investigación que le ha llevado a escribir su primera novela, Vuelo 19 (Suma de letras): "Muchos han intentado convertir esta historia en algo paranormal, pero cuando ves el informe de la Marina, entrevistas a la gente que estuvo buscando el Vuelo 19 en el Triángulo de las Bermudas, a sus familiares, ves que detrás no hay nada paranormal".

-Debe ser la leche ganarse la vida con lo que le gusta, la aventura, y con los amigos.

-No tiene precio. En el momento en que ir a trabajar es un esfuerzo, se convierte en un problema. Cuando ir a trabajar es parte de tu vida y te diviertes con ello, creo que es mágico y ésa es la suerte que tengo.

"No me sorprendería que Trump volviera a ganar en la reelección, allí está trabajando todo el mundo"

-¿Alguna vez ha hecho un programa en la radio sin guión? ¿Ha llamado a Jon Vispe y a lo que salga?

-Más de una, más de dos y más de tres... Es raro muchas veces tener guión.

-¿Cómo fue ser becario de Josep Pedrerol?

-¡Ah sí! Fue muy divertido. Ha llovido muchísimo. Pero es como ahora, Pedre no ha cambiado. Era antes así y sigue siendo igual.

-¿Se imagina su vida sin un micrófono amarillo de la Cadena Ser?

-No, no me imagino mi vida sin un micrófono.

-Da igual el color. ¿Pero pudo ser azul Cope?

-Pudo serlo. Pero mi vida con un micrófono amarillo ha sido muy feliz.

-Ese movimiento en la radio de hace unos años a nivel nacional cambió su vida ya formada en Miami.

-Estaba establecido en EEUU y ya no pensaba regresar, pero fue parte de lo que cambió mi vida, sin ninguna duda. Probablemente regresé a España, en parte, debido a ese movimiento.

-¿Es verdad que le gusta más el fútbol americano que nuestro fútbol?

-Sí. Cuando la gente me pregunta que de qué equipo soy, siempre digo de los Miami Dolphins. Y la gente me mira con cara de susto.

-Normal.

-Y me insiste en que si soy del Madrid, del Barça o del Atlético. Y les digo que no, que soy de los Miami Dolphins. Desafortunadamente, este año que viene vamos a ser un desastre. Pero el fútbol americano a mí me apasiona.

-¿No es muy lento?

-Para mí, no. Hay mucha gente que me dice que paran mucho. Es un juego de estrategia. Cambia todo y se puede ganar hasta el último instante. Tiene algo que no tiene nuestro fútbol y es mágico. Está tan bien programado, tan bien organizado, que es complicado que siempre gane el mismo equipo, con lo cual siempre cuentas con posibilidades de que el equipo de tu pueblo gane.

-Como gran conocedor de la sociedad de EEUU. ¿Cómo alguien como Trump puede ser presidente?

-Si se conociera a la sociedad americana no sería tan sorprendente. Muchas veces tenemos idealizado Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Miami... Pero el centro de EEUU es otro mundo. La gente tiene que entender que EEUU no sólo son San Francisco o Los Ángeles...

-Pues sí.

-Es un país de 300 millones de personas y tiene una franja absolutamente demoledora. Acaba de aprobarse en Alabama una ley antiaborto que es del siglo pasado, y es que aunque te violen no puedes abortar. Cuando conoces la América profunda, te das cuenta de muchas cosas.

-¿A usted no le sorprende?

-No. Y no me sorprendería que Trump volviera a ganar en la reelección. EEUU actualmente está en un 3% de paro. Esa cifra significa paro cero. Es decir, allí está trabajando todo el mundo. El que no trabaja es porque no quiere. Así es muy complicado perder unas elecciones con estos índices.

-Pero...

-Luego puedes estar de acuerdo o no con las decisiones que está tomando. Probablemente decisiones que nos afecten sobremanera. La pelea con China, probablemente, a nosotros y al resto del mundo, será un palo descomunal si no se arregla, porque Apple se está planteando no fabricar en China y hacerlo en EEUU con lo que ello supondrá de precios.

-¿De dónde le viene ese espíritu inquieto?

-No sé. Siempre he dicho que llevo un nómada en mi ADN y probablemente es algo que viene desde mi nacimiento. Lo he vivido en casa y esa inquietud es trabajo de mi padre y de mi madre.

-¿Se siente un poco relevo en alguna medida de Miguel de la Quadra Salcedo?

-Miguel de la Quadra es irrepetible. Sólo hay uno y es absolutamente increíble. Lo que ha hecho es enseñarnos a muchos el camino. Pero ser Miguel de la Quadra... Es de otra raza, es uno entre un millón. He tenido la suerte de conocer a Miguel, de aprender mucho con él y de disfrutarlo.

-Y para debutar en el mundo literario... Más de 500 páginas, con Vuelo 19.

-Es toda una historia que me ha acompañado durante un montón de años. Vuelo 19 es la relato de cinco aviones y 14 hombres que desaparecieron en diciembre de 1945 frente a las costas de EEUU, y que 21 días después, el hermano de uno de ellos recibe un telegrama que dice: "Te han informado mal de mí, estoy muy vivo". Y a mí me llamaba la atención de si alguien había sobrevivido. Siempre se ha hablado del Vuelo 19, de si alguien había sobrevivido, del Triángulo de las Bermudas...

-¿Ese telegrama lleva a pensar en fenómenos más propios de Íker Jiménez?

-Quizás sí. O también en pensar que en 1945, cuando termina la guerra, la situación en el mundo era muy distinta. La gente que había estado luchando tanto tiempo quería volver a casa, dejar atrás su vida militar y empezar una nueva vida...

-¿El cine ha ayudado a crear la fama de esa zona?

-El cine y los periodistas. Realmente, las primeras referencias escritas del Triángulo de las Bermudas empiezan en 1950, cinco años después de la desaparición del Vuelo 19, a pesar de que el Vuelo 19 es considerado el primer gran vuelo desaparecido en el Triángulo de las Bermudas.

-¿Qué hay allí, aparte de mucha agua?

-No lo sé. Si me preguntas si existe hoy en día el Triángulo de las Bermudas, no sé qué contestarte. Si me preguntas si el Vuelo 19 desapareció en el Triángulo de las Bermudas, te digo que no.

-¿Entonces?

-Hay que leer la novela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios