El Rocío

José León destaca el sello inequívoco de Huelva en las arenas del camino

  • El compositor y torero pronunció el pregón de la filial de la capital en el Gran Teatro · El orador revivió la salida de los peregrinos desde la ciudad y los acompañó en su exposición hasta la aldea

Comentarios 10

Huelva demostró ayer su fuerza y evidenció ese protagonismo que tiene en la romería almonteña, de la mano de José León Castro, que anoche fue el encargado de pronunciar el pregón de la Hermandad de Huelva en el Gran Teatro.

En dos semanas, la Hermandad de Huelva, como el resto de los rocieros onubenses, estará haciendo la cuenta atrás a la espera del salto de la reja. Sin embargo, León Castro puso el vello de punta con su aproximación a esta centenaria hermandad.

El Gran Teatro mostraba sus mejores galas para la ocasión. El Simpecado presidía el escenario; a la derecha, los guiones de esta hermandad y, a la entrada del edificio, los tamborileros daban la bienvenida a cuantos se dieron cita en este prólogo de romería.

El pregonero fue presentado por su amigo Manuel Diego Pareja-Obregón de los Reyes, quien ya auguró que con la palabra de su amigo, "viviréis el camino en este mismo escenario". José León tiene amplia experiencia en este ámbito habiendo dado los pregones de las filiales de Huévar, Barcelona y Olivares, así como en hermandades de penitencia. De hecho será el encargado del pregón de los Gitanos de Sevilla para la Cuaresma de 2011.

La velada también incluyó una parte musical: sevillanas y fandangos de la mano de Alejandro Hernández, Diego Madrid y el grupo Resolana, con la guitarra de Sebastián González. Todos ellos plasmaron la habilidad y el arte del pregonero a la hora de componer teniendo El Rocío como fuente de inspiración.

El orador se detuvo en lo que para él suponen las principales características que le dan sello propio a Huelva dentro del universo rociero. Entre todas, destaca las hileras de carros seguidas muy de cerca, por el camino en sí que tiene connotaciones muy especiales, la forma de cantar y la gran presencia del caballo, todo ello deja su impronta cuando Huelva camina por las arenas. A José León no obstante, Huelva le sugiere la presencia marinera, pues "Huelva tiene la mar, esteros y caracolas".

Este sevillano de Villanueva del Ariscal invocó su profunda vinculación con Huelva: "Llevo a Huelva en mis entrañas por la necesidad de la mar y sobre todo porque tiene a la Virgen del Rocío". El pregonero se remontó hasta la Huelva de 1880 que vio nacer la filial para remontarse hasta la actualidad ya que "nada cambia, sólo nosotros" y de ahí iniciar su camino de palabras y frases desde el traslado del Simpecado hasta la casa de hermandad y acabando en El Rocío. Con bellas sevillanas, se recordó que "Platero saludaba a los jinetes que iban para el Rocío", rememorando a Juan Ramón Jiménez.

Como no podía ser de otra manera, el pregonero coincidió en ese sentencia que dice que El Rocío no empieza hasta que llega Huelva.

Otra sevillana, precisamente, recordó esos momentos previos de la llegada de Huelva a la aldea, "al Edén marismeño", cuando alcanza el arroyo de la Rocina y el barrio de Las Gallinas: "Huelva ya está en la aldea y aquí comienza el Rocío".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios