El Puerto

Se veía venir

Elaborar los presupuestos municipales no es cosa baladí. En su confección, además del impulso político que por defecto debería tener, pues es la herramienta principal del consistorio para llevar a cabo las políticas efectivas del programa electoral, intervienen multitud de técnicos. No solo los del área económica, sino los jefes de servicio de cada una de las áreas. Poner de acuerdo a tanto personal, intentando encarrilarlos bajo una dirección política, ya es complicado de por si. Y lento, muy muy lento.

Ningún refrán le viene como anillo al dedo mejor al tema de los presupuestos, que el de que las cosas de palacio van despacio. Además del ingente material documental que hay que verificar y firmar por cada área, deben pasar por el filtro final de la intervención. Hay un porcentaje muy alto de documentación que es rechazada y devuelta para su revisión a las distintas áreas.

A todo esto súmeles las famosas restricciones del plan de ajuste , que por cierto ya poco se parece al original con tanta modificación realizada por este equipo de gobierno. Súmeles las cortapisas del ministerio de Hacienda, con sus viajecitos a Madrid, con sus envíos y recepción de documentos.

Súmele ahora las aportaciones del grupo de los presupuestos participativos, que de bien poco están sirviendo , al menos para el del 2017 y veremos para los del 2018. Ya el año pasado , al ver el estrepitoso fracaso de sacar unos presupuestos en tiempo y forma ( es decir antes del que venza el año en curso) y siendo conscientes de que estaban en el tercer trimestre del 2017 sin nada que ofertar, se volvió a optar por prorrogar de nuevo. Una fórmula , que si bien es un parche que permite funcionar a un ayuntamiento, eso si, a base de modificaciones puntuales en cada uno de los plenos, no es una respuesta política ni digna ni adecuada para un equipo de gobierno que se planteaba en su programa social y progresista cambiar eso radicalmente.

Desde hace ya unos meses, se está mareando un documento con la propuesta para los presupuestos. Ya se han sentado con los diferentes partidos que conforman el pleno, con las asociaciones y grupos participantes en el proyecto de los presupuestos participativos. ¿ A que se está esperando? ¿Cuál es el motivo real por el que a mediados de julio no tenemos presupuestos aún? Todos recordamos a nuestro actual alcalde , cuando tan vehementemente instaba desde la oposición a la dimisión del entonces equipo de gobierno por ineficaz e incompetente.

Cuando se propusieron los presupuestos participativos, para contentar a unos colectivos a los que se le debía el sillón, ya lo advertí. Un proceso que de por si es lento y tedioso, no se le puede sobrecargar con mas lentitud y tedio. Se veía venir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios