El Puerto

Las trabajadoras de Claros mantienen la huelga al no cobrar sus salarios

  • No se alcanzó un acuerdo en el Sercla pese al ingreso realizado por el Ayuntamiento

La empresa concesionaria del servicio de ayuda a domicilio y las trabajadoras de la contrata no lograron alcanzar ayer un acuerdo para frenar la huelga prevista a partir de mañana jueves. Finalmente, las trabajadoras mantienen la convocatoria de huelga que comenzará a las 9 hasta las 12 del mediodía, por lo que se extenderá durante tres horas. La huelga, aunque parcial (el servicio se extiende de 7:00 a 22:00 horas) tiene carácter indefinido, de tal forma que se repetirá cada día en el mismo horario mientras las trabajadoras no perciban el salario correspondiente al mes de noviembre, que todavía no les ha sido abonado por la concesionaria. Durante el tiempo que dure la protesta, la plantilla de Claros, permanecerá concentrada en la Plaza del Polvorista, frente al Ayuntamiento, para reivindicar el pago de sus sueldos.

Ayer por la mañana se reunieron en el Servicio de Resolución de Conflictos Laborales (Sercla) las partes implicadas: la propia empresa concesionaria y las empleadas del servicio, sin resultados. Y ello a pesar de que, según informó el comité de empresa de CC.OO, el Ayuntamiento ha ingresado unos 140.000 euros a Claros para que pueda hacer frente al pago de los sueldos, aunque la deuda que mantiene el Consistorio con la cooperativa asciende a 809.520 euros. No obstante, pese al ingreso realizado, la empresa adujo durante la reunión en el Sercla que ya no trabaja con la entidad bancaria donde se depositó la cantidad, por lo que no podrá pagar a las trabajadoras, planteando como alternativa que el Ayuntamiento vuelva a hacer un segundo ingreso en otro banco. Las empleadas por su parte, exigieron sus nóminas y sienten que la concesionaria "está presionando al Ayuntamiento a través nuestra y nos sentimos utilizadas", critican.

Por su parte, durante la reunión en el Sercla, Claros advirtió a las representantes sindicales que podría abandonar la adjudicación del servicio de ayuda a domicilio debido a los impagos municipales. La cooperativa reclama al Ayuntamiento el abono inmediato de la mitad de la deuda y un calendario de pagos sobre el resto, so pena de abandonar el servicio.

Los problemas de las empleadas de Claros arrancan de 2008, cuando se puso en marcha la Ley de Dependencia y se incrementó el número de usuarios con derecho al servicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios