Ignacio García de Quirós. Ex secretario local del PSOE

"El pacto con IP ha sido un lastre en mi carrera política"

  • García de Quirós hace balance de su labor al frente del PSOE y como edil de la Corporación · No cierra la posibilidad de un posible regreso a la primera línea

El pasado martes, Ignacio García de Quirós presentaba su renuncia al acta de concejal del PSOE. Lo hacía cinco días después de que la asamblea de su formación eligiera una nueva ejecutiva en la que él ya no está, asegura, por decisión propia. En esta entrevista, repasa sus años como edil y responsable local del PSOE.

-¿Cuándo y por qué decide dejar su acta de concejal?

-En febrero hablé con algunos compañeros para trasladarles mi decisión de que no me iba a presentar a la reelección como secretario general y, visto que mi candidatura a la Alcaldía no había obtenido el respaldo necesario, dije que era el momento adecuado para que surgiera otro proyecto. Pero en ese momento se decidió no hacerlo porque había unas elecciones autonómicas y se tenía que renovar todas las estructuras del partido a nivel autonómico y provincial. Ha sido un asunto que se ha ido reteniendo y que finalmente se decidió hacer en esta semana. La única razón por la que he dejado mi acta es que es necesario que entre un nuevo proyecto para que se desarrolle de cara a las elecciones municipales entendiendo que el nuevo secretario local (David de la Encina) tiene que ser el portavoz del grupo municipal.

-¿Se sintió que estaba en fuera de juego en el grupo municipal al dejar la secretaría del partido?

-En ningún momento. La colaboración dentro del grupo municipal es máxima y lo seguirá siendo porque yo sigo a disposición del partido. Voy a seguir trabajando con el comité local y con el grupo municipal en la medida que mis nuevas responsabilidades laborales me lo permitan. Insisto, la única razón de mi marcha es que es necesario que crezca un nuevo proyecto para que le dé fuerza al partido a través del liderazgo de David de la Encina.

-¿Se planteó distanciar en el tiempo su marcha de la secretaría local con su renuncia al acta de concejal?

-Los más próximos saben que en febrero quería presentar mi renuncia al acta de concejal y mantener hasta el congreso local la secretaría. Pero finalmente se decidió no hacerlo así

-¿En su renuncia a no continuar en la ejecutiva local ha influido los cambios en los órganos regional y provincial? Se comenta que vd. se había alineado con los 'cabañistas'...

-Yo no voté a Paco González Cabaña cuando se presentó a la secretaría provincial pero luego le mostré la máxima lealtad a su proyecto. Yo sigo vinculado, a nivel provincial, con las mismas personas que empecé, y lo hice con Alfonso Perales y con Luis Pizarro. Sigo en el mismo grupo pero con la misma lealtad de siempre a la dirección provincial. Lo que ha ocurrido en los congresos regional y provincial no ha influido en nada porque la decisión estaba tomada desde antes.

-¿Qué le parece la nueva ejecutiva local?

-David de la Encina es una persona que tiene mucho que decir en esta ciudad. Lidera un magnífico equipo que va a dar buenos resultados en poco tiempo y que va a luchar muy duro por conseguir el objetivo de llegar a la Alcaldía en 2105.

-¿Le ofrecieron entrar en la ejecutiva?

-David de la Encina me ofreció ser presidente del partido pero lo rechacé porque entiendo que hay que visualizar que hay un cambio, un pase de página. Se presentó finalmente una sola lista a pesar de que hubo compañeros que intentaron promover una alternativa pero vieron que no tenía la suficiente fuerza.

-¿Esta es su retirada de la política?

-Para nada. Es imposible que me retire. En 1984 ingresé como militante y en 1993 entré en la ejecutiva provincial. Además, sigo estando en este órgano. No me voy a retirar porque esto es un veneno que no se puede dejar. Me apasiona trabajar por los demás y veo que, a nivel local, el Gobierno del PP y PA no están haciendo las cosas como deberían hacerse. Esto me motiva más para seguir trabajando y colaborando con mis compañeros desde mi posición de militante de base.

-¿Pero qué condiciones deberían darse para volver a la primera línea de la política?

-No lo tengo definido aún. Ahora me debo al proyecto local de David de la Encina y al provincial. Eso sí, en los foros que tenga que hacerlo daré mi opinión cuando considere que no se están haciendo bien las cosas. La militancia de base te da esa libertad.

-Hagamos balance de estos años. ¿De qué está más orgulloso?

-Hay muchas cosas de las que lo estoy porque gracias al trabajo del partido muchas personas han visto resueltos sus problemas. No niego que me hubiera gustado llegar a la Alcaldía pero estoy muy satisfecho con el trabajo realizado en el grupo municipal y con la labor en el partido a nivel interno. Durante los años que he sido secretario no he tenido ninguna lista alternativa, algo que ha costado mucho diálogo y consenso. Pero en cuanto a la ciudad, me voy dejándola con los mismos problemas que tenía cuando llegué.

-¿Y qué cambiaría? ¿Se arrepiente de algo o cree que hay algo que no se hizo bien?

-No me arrepiento de nada aunque reconozco que hay cosas que se podían haber hecho mejor. Pero siempre he trabajado bajo la premisa de que lo hacía creyendo que era lo adecuado. Sí he de decir que ha habido algo que ha lastrado mi vida política que es el pacto con Independientes Portuenses (2003-2006). A nivel local no queríamos el pacto pero nos dieron uno blindado desde arriba, aunque pudimos modificarlo en parte. Nunca se ha dicho pero los pactos alcanzados a nivel provincial nunca se cumplieron.

-¿El pacto fue impuesto por el provincial?

-Efectivamente. Venía cerrado por la ejecutiva provincial y con el visto bueno del regional. Nosotros tuvimos que gestionarlo y el margen de maniobra era cero. Parece que fuimos los culpables de todos los problemas de la ciudad cuando solo cogobernamos tres años. Pero nadie recuerda, por ejemplo, que liquidamos el Imucona, que era un ayuntamiento paralelo, y se creó el Área de Medio Ambiente.

-¿Cree que han manchado al PSOE los problemas judiciales de algunos miembros de IP?

-Sería una bobada decir que no. Aquello marcó el terreno de juego aunque nosotros no llevábamos las áreas que han tenido los problemas. Estamos muy tranquilos con nuestra gestión pero en las elecciones de 2007 sufrimos el castigo del pacto. Y, curiosamente, uno de los que más había trabajado por el pacto, que era Enrique Moresco, fue proclamado alcalde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios