El Puerto

La oposición vuelve a cuestionar la compra de unas bodegas por Impulsa

  • El Gobierno local aprueba en solitario un préstamo de 3,4 millones para una operación que se fraguó hace casi un año para desarrollar un proyecto comercial

La compra de unas bodegas en la calle Valdés (las Campbell) por parte de la empresa municipal Impulsa El Puerto para el desarrollo de un proyecto comercial sigue sin convencer a la oposición. Y mucho menos las formas en las que se ha realizado. Así lo dejaron claro durante la sesión del Pleno Municipal celebrada en la tarde noche de ayer donde se aprobó, entre otros puntos, una autorización a la sociedad municipal para que suscriba un préstamo de 3,4 millones de euros con Caja Inmaculada con la que hacer frente la adquisición.

Las bodegas, con unas superficies de 3.800 y 2.700 metros cuadrados, son de Impulsa El Puerto desde el verano de 2009. De hecho el 3 de agosto su consejo de administración aprobó la operación y tan sólo tres días después escrituró la compra. Sin embargo, meses después solicitó al Ayuntamiento la posibilidad de suscribir un préstamo para la operación. Según la concejala de Economía, Leocadia Benavente, la sufragó en un primer momento con "recursos propios" pero meses más tarde decidió recurrir a la financiación externa para "resarcirse" de la operación. El montante fue de 3,4 millones de euros (la misma cuantía del préstamo) y se adquirió a la sociedad Plocia 23 SL, entre cuyos responsables se encontraba entonces Plácido Gómez, un empresario habitual en las concesiones municipales en la década de los noventa.

No obstante, días antes de que este asunto se debatiera en el Pleno se tuvo conocimiento de un contratiempo que la edil reconoció que la sociedad municipal no había comunicado previamente. En el Registro de la Propiedad consta una solicitud del Juzgado número 1 de El Puerto para la anotación de una orden de embargo de las fincas. No obstante, el interventor municipal, Juan Raya, aclaró que va dirigida contra la anterior propietaria y que no afecta a la finca, y por ende a la operación, ya que es posterior a la adquisición.

Sin embargo, este incidente fue uno de los argumentos que esgrimió la oposición para posicionarse en contra tanto de la autorización del préstamo como del proyecto comercial. Silvia Gómez (IP) se preguntó: "¿A quién está beneficiando todas las compras que hace Impulsa?. Ángeles Mancha (IU), por su parte, mostró sus dudas sobre los puestos de trabajo que se asegura que generará el proyecto. Y Joaquín Corredera (PSOE) recurrió al informe del interventor donde califica de "genéricos" y "carente de datos" los estudios que sustentan la idoneidad del proyecto comercial. Precisamente fue el técnico municipal el que concluyó el debate explicando que, a efectos legales, la operación no tiene "inconvenientes".

También fue muy cuestionada por la oposición una segunda autorización aprobada ayer a favor de Impulsa para formalizar dos préstamos hipotecarios con Caja Madrid y por importe de 4,5 millones de euros con los que financiará la construcción de un conjunto de oficinas en el polígono Las Salinas de Poniente. Especialmente crítico fue Joaquín Corredera quien dudó de que las condiciones del acuerdo sean las más favorables tanto para la empresa municipal como para los futuros compradores de las naves (en el caso de que se subroguen a este préstamo). Desde el Gobierno local se justificó que la actual situación económica, con los problemas de falta de concesión de créditos por parte de las entidades bancarias, ha influido sobremanera en las negociaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios