El Puerto

Las obras de la Plaza de España y su entorno, a falta de algunos detalles

  • Partidarios y detractores de la peatonalización de Pagador y los alrededores de la Prioral opinan sobre el resultado del proyecto de Urbanismo Comercial · La suciedad del pavimento recibe numerosas críticas

Por fin se atisba el fin de las obras que, desde el pasado otoño, se vienen ejecutando en la calle Pagador y plaza de España, dentro de la quinta fase del proyecto Urbanismo Comercial y que contempla la peatonalizacion de estos enclaves céntricos de El Puerto. En un sondeo realizado a los viandantes, este periódico ha tomado el pulso a la opinión de los usuarios de este entorno público.

"No me gusta cómo quedan los adoquines, en Cádiz están más planos, más correctos. Parece que lo han puesto principiantes", afirma Javier, un viandante de mediana edad que se decanta por el estado en el que estaba antiguamente la calle Pagador. "Ahora les ha dado por poner la calle peatonal, pero que la pongan en condiciones no con tantas pocetillas", señala este portuense señalando las trampillas del suelo que dan acceso a la luz, el agua y la telefonía. Para Javier, los adoquines puestos en semi-relieve en lugar de a ras de suelo suponen un riesgo para las personas mayores con dificultad al andar. De igual modo, critica la lentitud de la ejecución de las obras y que éstas se desarrollaran en pleno verano con la llegada de los turistas a la ciudad: "Aquí no se terminan nunca las obras, se abre una calle pero no se sabe bien cuando se termina. Está todo El Puerto levantado". "Han quitado todos los aparcamientos y no veo normal que esté toda la zona del centro peatonalizada", explica Milagros, quien dice que hay otros barrios que necesitan una actuación más urgente. "Es bueno que hagan obras y den trabajo, pero se puede emplear el dinero en cosas que sean más necesarias", añade. Respecto a los nuevos bancos instalados en plaza de España afirma que son "feísimos, parecen ataúdes", haciendo referencia a su estética rematada con una placa de mármol. Sin embargo, no sólo hay detractores de la peatonalización del centro. Jesús se vino hace años a vivir a la ciudad y prefiere que sus calles estén peatonalizadas para poder pasear tranquilo. "Lo que falta es que restauren la Iglesia Mayor Prioral", dice desde la plaza de España. Sobre este espacio José explica que le parece muy bonita aunque cree que ha quedado algo "cargada" con las columnas de mármol instaladas. "Lo único que veo mal es que hay menos aparcamiento y la gente hoy quiere llegar con el coche a la puerta de los sitios".

"La obra ha sido eterna. Cuando empezaron a levantar lo hicieron por aquí (tramo con Santo Domingo), luego siguieron en la Prioral y el último tramo ha vuelto a hacerse aquí", se lamentaba Juan, el encargado de la tienda Trasgos. Su negocio se ha visto afectado con las obras, teniendo en cuenta que cuando más ventas hace es en Navidad y en verano. Antes, con la calle abierta a la circulación, su tienda era más visible al público, y muchos clientes aparcaban encima de la acera para realizar su compra en un instante. "La calle está mucho más transitada por personas, pero está muy sucia", observa, a la vez que denuncia la ausencia de los servicios de limpieza en esta vía. Y es que el granito no parece un material muy sufrido a la hora de albergar manchas. A lo largo de Pagador se observan manchas de aceite, chicles o cualquier otro tipo de resto orgánico. El pavimento está conformado, tanto en plaza de España como en Pagador, por granito y adoquín, y se han instalado unos bancos de granito y mármol en la zona de la Prioral. Respecto a la plaza de España, opina que la decoración del nuevo mobiliario urbano ha quedado muy "psicodélica".

Francisco Javier, trabajador del asador de pollos Los Portales, también critica la suciedad de Pagador. No le gusta el aspecto con el que ha quedado la calle, ni su diseño final. Todos los días ha recibido las quejas de sus clientes por las molestias que ha ocasionado el polvo del granito. "Lo de no poder pasar con el coche lo veo una torpeza porque ahora hay que dar mucho rodeo aunque estés ahí al lado por no poder pasar por la plaza de España". Su opinión coincide con la de Cristina, una mujer que agradece poder hacer la compra paseando por Pagador sin tener que sortear coches, pero a quien no le parece bien el cierre de la circulación por la plaza de España, impidiendo el acceso a "la principal arteria que cruzaba la ciudad, la calle Santa Lucía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios