El Puerto

Las multas por la nueva ordenanza irán para mejoras en el espacio urbano

  • Las denuncias ciudadanas por las infracciones reguladas en el texto no podrán ser anónimas · La normativa contempla sanciones de hasta 60.000 euros en determinados casos por faltas muy graves

Acaba de ver la luz en su fase inicial y ya ha despertado las primeras críticas. La Ordenanza de Medidas para Fomentar y Garantizar la Convivencia Ciudadana en el Espacio Público de El Puerto, ordenanza de Convivencia para abreviar, tiene ahora por delante dos meses para la presentación de alegaciones antes de su aprobación definitiva. Este documento pretende ser una herramienta para hacer frente a las distintas situaciones que pueden afectar a la convivencia en el ámbito local. Molestias a los ciudadanos, prostitución en la vía pública, mendicidad, ruidos, concentraciones de personas en la calle... Todos estos aspectos se encuentran regulados en la ordenanza, que es muy amplia y que en la mayoría de los casos recoge asuntos que entran dentro del sentido común y las normativas superiores, aunque especifica las sanciones que el Ayuntamiento podrá imponer de forma directa en caso de que se cometa alguna de estas infracciones.

Algunos artículos del texto son algo ambigüos, por ejemplo por lo que respecta a la práctica de juegos de pelota, utilización de monopatines o similares en la calle, ya que sólo se dice que "estará sometida al principio general de respeto a los demás", prohibiéndose su utilización "cuando perturben los legítimos derechos de los vecinos o de los demás usuarios del espacio público". Lo que a una persona le molesta, a otra puede no molestarle en absoluto.

Sobre la mendicidad, se prohíbe en el caso de que sea "insistente, intrusiva o agresiva, así como organizada", también en el caso de que se impida el libre tránsito de los peatones o se ofrezcan servicios a las personas en el interior de un vehículo, en el caso de los limpiaparabrisas o los aparcacoches, para los que la multa puede llegar hasta los 120 euros. En el caso de estar acompañados por menores, la sanción será de entre 1.500 y 3.000 euros. La prostitución en la calle es otro de los apartados destacados de la ordenanza, ya que se prohibe ofrecer, solicitar, negociar o aceptar servicios sexuales "retribuidos" en el espacio público, y especialmente a menos de 200 metros de distancia de los colegios. En principio la Policía Local advertirá a las personas que mantengan estas prácticas de su prohibición, y en caso de que no fuera atendida la advertencia podrán ser denunciados por desobediencia a la autoridad, con multas de 1.500 a 3.000 euros.

En el apartado de actividades de ocio en espacios abiertos es donde se contemplan las mayores sanciones, con multas de hasta 60.000 euros en los casos más graves. Así, se prohibe la práctica del botellón en los lugares no autorizados, la entrega de bebidas en la calle, la dispensa de bebidas alcohólicas en los establecimientos fuera del horario permitido, la venta de bebidas alcohólicas para su consumo fuera del establecimiento (algo que es habitual en muchos bares de copas) o el abandono de restos de bebidas en la calle, así como las concentraciones de personas en las inmediaciones de un centro sanitario. En el caso de los menores de edad, mayores de 16 años, sus representantes legales serán los responsables solidarios del pago de las multas.

En cuanto a la prestación en la vía pública de servicios no autorizados, como tarot, videncia, masajes o tatuajes, quedan prohibidas estas actividades en la calle. Las actuaciones de músicos callejeros tendrán un horario limitado, de 10 a 15 y de 17 a 22 horas, y no podrán tener una duración superior a los 45 minutos, teniendo entonces el intérprete que buscar otro lugar ya que no se podrá repetir un mismo sitio en ese mismo día. Tampoco podrán requerir de forma activa la aportación de donativos, "debiendo limitarse a situar junto a ellos el oportuno recipiente donde pueda ser hecha la liberalidad". En cuanto a la práctica de juegos malabares, no podrán ocupar más de dos metros cuadrados del espacio público.

Finalmente, por lo que respecta a los actos vandálicos, las infracciones muy graves se castigarán con multas de 750 a 1.500 euros, y las muy graves desde 1.500 a 3.000 euros. En el caso de que el infractor sea un menor, se podrá conmutar la multa por trabajos sociales, al margen de que sus padres paguen los desperfectos.

Uno de los aspectos más llamativos de la ordenanza es que se contempla la creación de un capítulo del presupuesto municipal que se dotará de las sanciones que se obtengan a través de esta ordenanza, y que se emplearán en mejoras del espacio urbano "como punto de encuentro y convivencia".

Cualquier persona podrá presentar denuncias en virtud de esta ordenanza, aunque no se admitirán denuncias anónimas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios