El Puerto

Una medida que cuenta con el rechazo de residentes y trabajadores

  • Impulsa estima que la gestión del servicio tendrá este año un déficit de 20.000 euros

Comentarios 7

El pasado mes de febrero, el Ayuntamiento daba los primeros pasos para reimplantar en la ciudad el pago obligatorio por aparcar en la vía pública. No obstante, desde un primer momento puntualizó que no se ubicaría en las principales zonas comerciales de la ciudad sino que en las bolsas de aparcamiento situada junto a las playas. Por ahora, según establece la ordenanza que regula este sistema, se ha elegido las explanadas de Valdelagrana y sus aledaños aunque no se descarta que en sucesivos años se implante también en el resto del litoral. El Gobierno local se afanó porque la zona naranja se pusiera en marcha este verano a pesar de que tuvo que tramitar, con cierta celeridad, dos ordenanzas (la primera la que regula el pago por estacionar en la vía pública y la segunda donde se establecen los precios y las tarifas). La idea inicial era que entraran en vigor el pasado 15 de junio pero los trámites legales motivaron que no fuera hasta ayer cuando se pudo poner en marcha.

Estas bolsas de aparcamiento son gestionadas por Impulsa El Puerto, la empresa municipal de fomento a la que el Gobierno local de PP y PA le incluyó en su objeto social la explotación de los aparcamientos públicos. De hecho, ya se encarga desde hace meses de la administración de las bolsas de aparcamiento de la avenida de Bajamar, Pozos Dulces y Parque Calderón y es la promotora de los subterráneos previstos en las inmediaciones de la Plaza de Toros y de Pozos Dulces.

Según la información que aporta la sociedad municipal, encargó a la empresa Parkeon SLU el suministro, la instalación y la puesta en marcha de la treintena de parquímetros que se han instalado a lo largo de Valdelagrana y de las terminales PDA que están utilizando la quincena de controladores contratados. Esto le ha supuesto un coste a Impulsa que ronda los 174.000 euros y se ha estimado que el servicio le podría suponer unas pérdidas de unos 20.000 euros, según los primeros cálculos.

Una de las principales quejas de los usuarios en el día de ayer es que no se ha establecido un pago fraccionado sino que se han establecido tres tarifas (una, cuatro o ocho horas). No obstante, se han fijado una serie de abonos tanto para residentes como para trabajadores de Valdelagrana que tienen validez para toda la temporada estival, para un mes o para una quincena. Estos se pueden solicitar ya tanto en la oficina municipal de turismo de Valdelagrana (ubicada en el Paseo Marítimo) o en la sede de Impulsa El Puerto (en el polígono Las Salinas).

Desde que se anunció la implantación del pago obligatorio por aparcar, la medida ha contado con la oposición de comerciantes y residentes de la zona. Además, los grupos de la oposición han advertido en varias ocasiones del posible perjuicio que podría ocasionar la medida en la actividad económica de la zona. En cambio, el Gobierno local entiende que la implantación de este sistema será positiva. Asimismo, Impulsa se ha afanado en las últimas semanas para asegurar que los precios fijados en la zona naranja están por debajo del establecido en otras ciudades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios