Crisis del coronavirus / Impacto en la Comercialización del Pescado

La actividad de los mayoristas de la lonja de El Puerto registra una caída del 75%

  • La asociación de vendedores Asoven pide a la Autoridad Portuaria que les permita abrir sólo los martes, jueves y viernes debido a la escasa afluencia de vendedores autorizados

La lonja de El Puerto de Santa María registra una importante caída de actividad. La lonja de El Puerto de Santa María registra una importante caída de actividad.

La lonja de El Puerto de Santa María registra una importante caída de actividad. / Andrés Mora

La venta de pescado en la lonja de segundas ventas y congelados se ha reducido un 75% con respecto a principios del mes de marzo, desde que comenzó la crisis sanitaria y económica producida por el coronavirus. Como muestran los datos, el mercado de mayoristas de la lonja de El Puerto de Santa María vendió el primer miércoles de marzo un total de 35.000 kilos de pescado, mientras que el miércoles de la semana pasada, día 18, esta cifra se redujo a unos 16.000 kilos, alcanzándose en la venta de hoy la comercialización de sólo 6.000 kilos de este producto. En cuanto a la caída de primeras ventas, es más difícil de calcular, ya que una parte importante de la flota pesquera no está saliendo a faenar, especialmente debido al mal tiempo. 

Ante esta insólita situación, la Asociación de Vendedores (Asoven), que engloba a los comercializadores del mercado mayorista de la lonja de El Puerto, ha cursado una petición a la Autoridad Portuaria para que les permita abrir menos días a la semana, de manera que en lugar de abrir cinco días (de martes a sábado, ambos incluidos), la actividad se reduzca a los martes, jueves y viernes. En principio, no parece fácil que esta reclamación pueda salir adelante, ya que hay grandes comercializadores que no apoyan la medida. 

Como ejemplo del impacto que está teniendo esta menor actividad comercializadora, basta decir de este miércoles, día 25, cuando tan sólo 10 de los 20 puestos que las empresas del sector tienen en la lonja de El Puerto, es decir la mitad, han abierto sus puertas a los compradores autorizados. Estos también han reducido de manera significativa su presencia en el mercado de compra mayorista de pescado, de tal forma que según las estimaciones de Asoven ayer martes (día fuerte, ya la lonja cierra el domingo y el lunes) hubo apenas 200 compradores autorizados en la lonja, cuando es habitual que pueda haber más de 400. En un día como hoy la afluencia de compradores alcanzada apenas las 80 personas. Es otro síntoma por lo tanto de la caída de la demanda a nivel general (tanto en la plaza de abastos, supermercados y tiendas de alimentación) en gran parte de la provincia, ya que el abastecimiento de segundas ventas sigue llegando de Galicia, País Vasco, Marruecos y Portugal. "El problema no es de abastecimiento, ya que el lunes pasado tuvimos que llamar al banco de alimentos de Cádiz para que se llevaran pescado congelado", afirman los comercializadores.

Hay que decir que los vendedores mayoristas toman las medidas de protección establecidas en el Estado de Alarma para impedir la extensión del coronavirus, al igual que los compradores autorizados, con mantenimiento también de las distancias de seguridad.    

La caída de ventas está producida por la difícil situación de confinamiento que atraviesa la ciudadanía, "ya que al no haber compradores porque la gente no sale, los placeros no venden", y por lo tanto la actividad de la lonja también se resiente.    

    

    

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios