Festival de teatro de Comedias de El Puerto

Entre todos lo mataron...

La obra representada en el Teatro Municipal Pedro Muñoz Seca, con los cuatro actores en escena.

La obra representada en el Teatro Municipal Pedro Muñoz Seca, con los cuatro actores en escena. / J.A.F.

ASESINOS TODOS (**)

Tercera función del Festival de Teatro de Comedias de nuestra ciudad, que, como saben hacer sus programadores, eligen las representaciones en función, no solo de su calidad y del éxito obtenido en otros teatros, sino en atención a lo que saben que gusta al público portuense, mas concretamente al público de este festival que no es el mismo público, también portuense pero mas serio, que acude a los ciclos de Otoño o Primavera.

Siempre hay alguna función que solo pretende hacer reír al público, hacerle pasar un buen rato al margen de la calidad de la obra como ocurre en esta ocasión en la que el público lo que quiere ver es a Carlos Sobera y a Neus Asensi en compañía de Elisa Matilla y Ángel Pardo. “Para gustos colores”, todo el mundo tiene derecho a disfrutar de aquello que mas le gusta y con lo que mejor se lo pasa.

La obra, Asesinos Todos, de Jordi Sánchez y Pep Antón Gómez, tiene todos los ingredientes necesarios para no defraudar al público de verano que va al teatro a disfrutar y a reírse y en esta función hay risas aseguradas por un conjunto de situaciones hilarantes, que entretienen sin problema al público. Al protagonista, Manolo, le hacen el vacío en el trabajo y su mujer, decide que tiene que hacer algo para evitar que su marido siga deprimido.

Pepe y Diana, amigos de Manolo y Loli, por su parte, ven con preocupación como la madre de Pepe acaba de volver de un viaje del Imserso acompañada de un ruso de 25 años y los cuatro quedan para cenar una noche y buscar una solución a sus problemas. Entre plato y plato, surge la idea, “Vosotros os ocupáis de los jefes de Manolo y nosotros de vuestro ruso”.

La obra tiene muchos fallos de ritmo, de montaje, de decorado, de atrezo, de dirección, pero todo queda superado por la comicidad de la historia y la buena interpretación de los actores, sobre todo de Elisa Matilla y Neus Asensi, que hacen que el resultado general sea una experiencia gratificante para el público, que sale con un buen sabor de boca en un ambiente distendido, por lo que debemos de admitir que cumple con su intención, aunque podrían mejorar el montaje que podría hacer funcionar mejor la obra de lo que lo hace.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios