El Puerto

La lucha por lo evidente

  • Replica a Consuelo Lorenzo concejala del PP del Puerto de Santa María

Siento tristeza señora Lorenzo, de verme obligada a responderle, y no porque en su tribuna haga una crítica acerba del gobierno local, sino porque la misma está relacionada con el derecho a la verdad la justicia y a reparación de las víctimas del franquismo.

Fue Dürrenmatt quien definió “triste el tiempo en que había que luchar por lo evidente Más allá de usted y de mi, la evidencia encontrará su camino para imponerse. Por eso me resulta tan penoso como inútil repetir lo que usted conoce de sobra, confrontar realidades incontrovertibles, que transcienden la historia de quienes las protagonizaron y de sus descendientes.

Hoy viernes cinco de mayo fueron liberados del campo de Mathaussen 1.500 republicanos andaluces, los mismos que en España defendieron la libertad y la legalidad republicana contra el fascismo. Es solo un apunte de esa evidencia que por encima de nosotros está destinada a prevalecer.

Pero este es el tiempo que nos ha tocado, el que después de 80 años (40 de dictadura Y 40 de democracia ) sean las leyes finalmente, ( a las que usted considera “responsables de abrir heridas”) quienes obliguen a retirar los honores a los verdugos y ofrecerles reparación a las víctimas. Dice poco de nosotros como país, que estemos considerados como una anomalía histórica por el comisariado europeo, con 200.000 desaparecidos, (el segundo país después de Camboya) y unas leyes que garantizan la impunidad.

Un país, al que la ONU tiene que instar a buscar a sus desaparecidos, en el que sus víctimas se ven obligadas a buscar justicia en Argentina, y al que el gobierno alemán solicita la retirada de las placas que conmemoran a los pilotos de la Legión Cóndor, en el cementerio de la Almudena, es un país sin duda al que la palabra democracia le viene grande.

Pero ya sabemos,-nos viene de lejos- que Europa es una cosa y nosotros otra, porque contra toda razón histórica, contra tanto dolor amordazado y las cunetas rebosantes de muertos, las instituciones que retiran los homenajes a los verdugos y ofrecen reparación a las víctimas son en el peor de los casos, denunciados y en el mejor ridiculizados y acusados “de gobernar para el pasado de sus amigos y afines”. No es nuevo, Franco también invirtió la justicia y acusó de rebeldía a los leales. Ustedes siguen la estela de esa inversión 80 años más tarde, no cabe pues sorprenderse demasiado.

No les honra, señora Lorenzo esa lectura, porque con ella faltan a la verdad y lo que es mas grave al respeto, aunque ni lo uno ni lo otro merezca su consideración. A estas alturas lo único decisivo para ustedes es salir indemnes de la batalla moral que nos obligan a seguir librando, mientras, en los funerales cantan el “Cara al Sol” (que para algo somos demócratas) y la Fundación Francisco Franco goza de una envidiable buena salud a costa de fondos públicos.

Ni usted ni su partido están dispuestos a consentir que las víctimas construyan su relato. Su silencio es el precio a pagar para que ustedes les otorguen a ellos y a quienes pretendemos su reparación, la categoría de demócratas. Fuera del silencio solo habitamos los resentidos que utilizamos técnicas franquistas para demonizarles. Solo su versión autorizada, reescrita a la carta en clave negacionista merece ser difundida. Solo su jerga impostada, pasto de tertulianos, es la llamada a hacerse oir . No fue Franco quien dio un golpe de estado fue la República quien fomentó irresponsablemente el enfrentamiento entre los españoles. No hubo verdugos solo víctimas por ambos bandos y para demostrarlo siempre les quedará Paracuellos, con sus muertos levantando el dedo acusador llamando al silencio y sobrevolando la sangre y el incienso que asoló todo un país , deslegitimando a cientos de miles de antifascistas que no murieron por Dios ni por la patria sino por la libertad. Unos muertos honrados en iglesias, plazas y calles, bendecidos sepultados y arrojadizos, contra muertos mudos y desheredados sin derecho a la tierra que les cubre.

Acusa usted a la izquierda y en concreto a quienes gobiernan esta ciudad de carecer de mirada de futuro, de progreso, de avance , pues bien el futuro, usted lo sabe, no pasa o no solo por la economía y el progreso; el futuro es algo estrechamente ligado a los pilares morales de convivencia que una sociedad sea capaz de darse a sí misma, pilares donde se asienta un pasado donde las generaciones futuras sientan el orgullo de mirarse y encuentren en su espejo la dignidad y la integridad necesaria que les permita continuar.

Ni usted ni su partido están hoy en condiciones de ofrecer ejemplo a nadie, su único espejo es la inmundicia de sus comportamientos en el que día a día vivimos inmersos, como si un presente de honradez ya nunca más fuera posible

Fue Max Aub quien dijo en su “campo de los almendros” que una sola palabra podría cambiar el mundo, yo estoy segura que que la palabra PERDÓN pronunciada por nuestros representantes hubiera sido decisiva en las vidas de todos nosotros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios