El Puerto

Las hermandades reivindican su sitio

  • El Consejo advierte de la posible suspensión de las procesiones si el Ayuntamiento no se compromete

El cartel de Semana Santa se presentaba el pasado 14 de enero y aún no está impreso para su difusión. El  cartel de Semana Santa se presentaba el pasado 14 de enero y aún no está impreso para su difusión.

El cartel de Semana Santa se presentaba el pasado 14 de enero y aún no está impreso para su difusión. / andr´és mora

Comentarios 3

El Consejo Local de Hermandades y Cofradías emitió ayer un comunicado de prensa en el que daba a conocer, tras el pleno de trabajo celebrado el pasado martes, el malestar de las hermandades y cofradías de la ciudad por lo que consideran la falta de compromiso del Ayuntamiento con la Semana Santa portuense.

Recuerdan desde el Consejo que las hermandades son el mayor colectivo asociativo de la ciudad, agrupando a más de 10.000 personas, y que la Semana Santa aporta riqueza a la ciudad llenando las calles durante una semana completa. Hablan, además, de la agenda de actividades que mantienen durante todo el año, y no solo en esas fechas.

El Consejo se plantea incluso suspender el Pregón anunciado para el día 18 de marzo

En este sentido, desde el Consejo consideran un "agravio comparativo" que el Ayuntamiento destine un montante económico mucho menor a la Semana Santa que al resto de fiestas locales.

Así, señalan que este año para el Carnaval se han destinado 15.100 euros para los diferentes concursos organizados, mientras que la Semana Santa recibe tan solo 9.700 euros, sumando el premio del cartel anunciador y la subvención que reciben las hermandades por sus respectivos desfiles.

También lamentan que aún no se hayan cobrado las partidas correspondientes a los años 2016 ni 2017, con 400 euros pendientes algunas hermandades desde el año 2013.

Otra de las quejas contra el Ayuntamiento es que a esta fecha aún no está en las calles el cartel anunciador de la Semana Santa, que se presentó a mediados de enero, y es que ni siquiera está impreso. Incluso a poco más de una semana para la celebración del Pregón en el teatro Pedro Muñoz Seca, aún no se han imprimido las invitaciones del acto.

El Consejo explica que recibe una subvención municipal de 2.500 euros anuales, lo que sumado a los 400 euros de cada hermandad arroja un total de 8.100 euros al año, dinero con el que debe pagar el alquiler de su sede social, la presentación del Cartel y otras actividades propias de la entidad.

Desde el Consejo añaden que "al no contar desde a 2016 con los ingresos que les deben desde nuestro Ayuntamiento, el Consejo ha llegado a una situación de asfixia económica que le está llevando a plantearse suspender la celebración del Pregón de Semana Santa, pues si bien hay que reconocer que tanto el lugar de su celebración como su puesta en escena es sufragada en su integridad por la Concejalía de Fiestas (como hace con el de Carnaval por ejemplo), su celebración conlleva otros gastos a los que el colectivo cofradíero no puede hacer frente en el presente año".

Pero las quejas del Consejo van más allá y señalan que "ante la penuria económica que sufren muchas de nuestras hermandades y ante la desgana que sienten ante su actividad todo el colectivo cofradiero , ante las muchas trabas que se le ponen, sintiendo que nuestras autoridades municipales están más por perjudicarlas que por ayudar a que los distintos desfiles procesionales brillen como deben, este pleno se ha planteado la posibilidad de que si en el breve espacio de tiempo que resta hasta la llegada del Domingo de Ramos no se plasma un cambio real en las obligaciones ya consensuadas con las autoridades municipales, sean suspendidos en su totalidad los distintos desfiles procesionales de las hermandades y cofradías de la ciudad".

El Consejo insiste en que la ciudad recibe una importante inyección económica en los días de celebración de la Semana Santa y hay miedo a que no se pueda contar con la mínima seguridad de que se hace todo lo que se debe hacer para que estos discurran como deben.

Las hermandades exigen, en resumen, que se les reconozca la consideración que merecen; que se acabe con el agravio comparativo que sufre el colectivo cofradiero equiparando las ayudas municipales que reciben a las de otros colectivos, así como que se preste, con la equidad debida, la misma atención, diligencia y disposición de medios económicos que los que se prestan a otras celebraciones festivas de la ciudad; y en definitiva que se apoye la celebración de la fiesta que para la ciudad es la Semana Santa con la dedicación que merece a tenor de los beneficios que acarrea a la ciudad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios