Tribuna libre

La gran fiesta del centro

Si analizámos las fiestas del El Puerto o de casi cualquier ciudad, sin duda, es la Semana Santa la única que mantiene llena nuestra ciudad durante más de nueve días seguidos y quizás la que menos presupuesto tenga municipal, gestionándose casi únicamente por las hermandades mismas. Gracias a sus hermanos y juntas de gobierno que luchan todo el año por darle a la ciudad una fiesta, no por todos valorada pero que sin duda y le pese a quien le pese es la más multitudinaria.

Una fiesta donde no sólo se concentra la religiosidad popular y la fe de los creyentes. Sino que pone en la calle verdaderas obras de arte al servicio gratuito de la ciudad, una muestra cultural que se retroalimenta de muchísimos sectores de artistas como escultores, pintores, diseñadores, vestidores, bordadores, músicos, compositores, estilistas y así una lista interminable de cientos y cientos de personas que crean una procesión. Una semana santa entera llena de participación ciudadana. Calles y plazas en muchísimos puntos abarrotadas y la hostelería con la semana de lleno garantizada. Por ello es de destacar y agradecer el gran nivel de nuestras hermandades. Destacaría la preocupación de ofrecer cada vez una mayor calidad musical en bandas, seguimos avanzando en los exorno florales así como esa corriente maravillosa en la gran cantidad de pasos nuevos que se están realizando. Sin duda son, como definimos antes, auténticas obras de arte, por no mencionar, lo que no se ve; esa labor callada desinteresada que ofrecen las hermandades en obras sociales y ayudas Cuanto más grande sea la hermandad mayores son las obras.

Y no es sólo cuestión de fe, que lo es, es cuestión de patrimonio, cultura arte y algo muy importante para nuestra ciudad como es la revitalización del centro durante más de una semana sin apenas coste para los ciudadanos. Todas las fiestas son importantes, todas aportan, la pena es que esta fiesta sea la que menos se respete, se valore y ni se apoye por algunos grupos municipales y tengamos que aguantar comentarios de menos dinero para cera y flores, porque gracias a esas velas y flores El Puerto está vivo una semana y llena tanto una ciudad masivamente como el corazón de muchas personas. Hay que recordar que se gobierna para todos, pero precisamente la semana santa no hay que recuperarla, ya nos encargamos los cofrades de tenerla viva todo el año y todos los años para que siga siendo una de las fiestas más grandes de la ciudad, independientemente del gusto de cada uno. Sí deberíamos en El Puerto esforzarnos más en darle una mayor proyección turística, ya que sin duda es un gran atractivo que suma en esa semana tan importante para el turismo

Así que mi más sincera felicitación a cada junta de gobierno a cada nazareno costalero, penitente o persona de promesa que lucha porque nuestras tradiciones sigan en alza¡¡¡

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios