El Puerto

“La gente tiene que ser responsable y ayudar ahora al pequeño comercio”

  • Las tiendas portuenses destacan la seguridad que ofrecen al cliente ante la pandemia

Una imagen de la céntrica calle Luna, con los comercios preparados para atender a los clientes. Una imagen de la céntrica calle Luna, con los comercios preparados para atender a los clientes.

Una imagen de la céntrica calle Luna, con los comercios preparados para atender a los clientes. / Andrés Mora Perles

Natalia Murillo es presidenta de la asociación Revive Puerto, que reúne a empresarios, comerciantes y hosteleros del casco urbano portuense. La empresaria, propietaria de la tienda de ropa Cöquette, en la calle Luna, afirma que la situación en los negocios de proximidad no está siendo fácil: “Cerrar a las seis de la tarde es caótico, porque de dos a seis no viene nadie, a la gente no le da tiempo de preparar la comida y salir a la calle; ese tramo se lo podían haber ahorrado”, afirma convencida.

En cuanto al pasado Puente de la Constitución, “no se nos ha dado bien, porque sólo hemos tenido a los clientes de El Puerto”, y tiendas de ropa como la suya “venden los fines de semana a gente de Sevilla, Jerez y otras ciudades”. El puente “se ha perdido y las pérdidas que tienes no las recuperas. Yo abrí el martes, porque los lunes los dedico a renovar mercancías, pero sé que las navidades están siendo muy malas, hay que dar un toque de atención para que la gente siga apostando por el pequeño comercio. Nosotros llevamos muy bien el tema del Covid, porque desinfectamos las prendas, la gente cuando entra se tiene que lavar las manos… Estamos mejor organizados que una gran superficie. Se debe apoyar al pequeño comercio, porque detrás hay muchas familias”, insiste. Además, en estos negocios autónomos “hay que tener un buen diciembre para aguantar los meses de enero y febrero, cuando toca pagar el IVA”. En cuanto a las ayudas municipales, desde que el Ayuntamiento las aprobó en marzo todavía no les han llegado.

Desde el sábado, 12, ya pueden abrir hasta las 9 de la noche. Reconoce que ese horario sí está bien para los comercios, a diferencia de lo que está ocurriendo en la hostelería, aunque “hay días de Navidad que te quedas hasta más tarde, pero tampoco nos han hecho mucha faena”. En cuanto a las perspectivas para los próximos días de ventas navideñas, se mantiene la incertidumbre, aunque se supriman los cierres perimetrales. “Con la ampliación de horarios no se si se va recuperar la campaña; está complicado y ojalá podamos salvar la Navidad”, afirma. No obstante, sí tiene clara una cosa: “Hay que hacer hincapié en que la gente de El Puerto tiene que hacerse responsable y ayudar al pequeño comercio. Los empresarios estamos al pie del cañón y con los precios muy bajos y qué menos que apostar nosotros por nuestra ciudad”.

En cuanto a la Joyería Marín, un negocio de los de toda la vida, situado en la calle Larga, a la altura de la Plaza Peral, durante el puente sí tuvieron bastante afluencia, los clientes respondieron e hicieron sus compras para navidad. “El puente ha sido aceptable, con personas de El Puerto, que han comprado sus regalos”, afirma Fernando Marín, responsable de la tienda. También trabajan con clientes de fuera a través de las redes sociales, “donde llevamos cuatro años”, de manera que atienden pedidos online.

En cuanto a la ampliación de horarios, con las nuevas medidas abrirán mañana y tarde, y en navidades los días claves estarán a pleno rendimiento. Las expectativas para los próximos días, “aunque somos conscientes de que estamos en un momento de incertidumbre, confiamos en que El Puerto se vuelque con el comercio local, que además tiene una gran ventaja, que los cascos históricos están al aire libre y ofrecen otra seguridad y otros incentivos, como la iluminación navideña”.

Por otra parte, Miguel Ángel Moreno, presidente del Centro Comercial Abierto (CCA) ha manifestado que desde la entidad no se ha consensuado todavía un comunicado referente a las nuevos horarios de apertura, aunque el sentir general es que “la línea restrictiva afecta más a la hostelería que al comercio”. En cuanto al puente, “ha sido muy complicado porque el horario no ha permitido hacer unas compras más relajadas. Muchos comerciantes han procurado capturar un poco de ventas, y han notado alguna mejora, pero muy lejos del año pasado. En comparación con los números y fechas de 2019, las ventas no están al mismo nivel aunque la tendencia hay sido un poco mejor” que en noviembre.

En cuanto a las perspectivas a medio plazo “se ven con un poco de optimismo, pero también con cierto temor, porque al abrirse el abanico ahora no sabemos si la gente lo tiene todo comprado. El temor de los comerciantes es que muchas de las compras navideñas ya estén hechas y sólo funcione el último tramo para estos últimos días”. En resumen, aunque no hay certezas con respecto a los próximos días, las primeras opiniones son que el comercio de proximidad va a poder tener un poco más de aire e intentará salvar la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios