Educación

Más de 4.300 estudiantes portuenses se incorporan a la Secundaria obligatoria

  • Otros 1.436 alumnos inician sus estudios de Bachillerato y 187 emprenden enseñanzas de música

Un aula del IES Pedro Muñoz Seca, esta mañana durante el comienzo de las clases. Un aula del IES Pedro Muñoz Seca, esta  mañana durante el comienzo de las clases.

Un aula del IES Pedro Muñoz Seca, esta mañana durante el comienzo de las clases. / Andrés Mora Perles

Este martes, 15 de septiembre, se han incorporado a las aulas un total de 4.362 estudiantes portuenses que comienzan la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO).

En un curso tan atípico, los diferentes institutos de la ciudad han tenido que hacer encaje de bolillos para cuadrar los grupos y los horarios, en unas clases que serán presenciales de forma obligatoria para 1º y 2º de la ESO, y que en algunos centros también lo serán para 3º de la ESO. Los estudiantes de 4º de la ESO, así como los de 1º y 2º de Bachillerato, tendrán clases en la modalidad semipresencial, en la mayoría de los casos con clases presenciales en días alternos y grupos desdoblados.

En cuanto a los estudiantes de Bachillerato, serán un total de 1.436 los que se incorporen en este curso en la ciudad. La mayoría de ellos tienen desde hoy y a lo largo de la semana sus jornadas de presentación, aunque los centros disponen de unos días más hasta el comienzo efectivo de las clases, la próxima semana.

En cuanto a las enseñanzas elementales básicas de música, que también arrancan hoy, cuentan con 187 estudiantes en El Puerto.

Durante estos días los centros educativos han estado en contacto con las familias para informarles de las medidas especiales que se han adoptado en los centros para reforzar la seguridad contra el Covid, con decisiones como el incremento de las horas de limpieza en los centros, el uso obligatorio de mascarillas, la colocación de pupitres de forma individual o la distancia de seguridad.

Cada centro debe contar además con una comisión Covid, un enlace con el centro de salud de referencia en la zona y un espacio de aislamiento, donde se derivarán aquellos casos sospechosos  de estudiantes o profesores que puedan presentar síntomas compatibles con la enfermedad, si se detectan en horario lectivo.

Los centros insisten en la importancia de que las familias no envíen a sus hijos al instituto si tienen fiebre, aunque sea por cualquier otra circunstancia ajena al Covid, ya que en ese caso se pondría en marcha el protocolo que marca que el estudiante debe guardar cuarantena, hasta que se pueda demostrar mediante la prueba pertinente que no se trata de un caso de coronavirus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios