El Puerto

El deterioro de Roque Aguado obliga a poner vigilancia para frenar el expolio

  • La entidad bancaria propietaria del palacio de Cargadores toma medidas para proteger el edificio

  • Los ladrones se llevaron elementos históricos en el tiempo que ha estado abierto

El histórico palacio de Roque Aguado, algunos de cuyos elementos patrimoniales han sido expoliados durante el tiempo que ha estado abierto. El histórico palacio de Roque Aguado, algunos de cuyos elementos patrimoniales han sido expoliados durante el tiempo que ha estado abierto.

El histórico palacio de Roque Aguado, algunos de cuyos elementos patrimoniales han sido expoliados durante el tiempo que ha estado abierto. / andrés mora

Comentarios 3

Los actuales propietarios del palacio de Roque Aguado han comenzado a tomar medidas para evitar que esta histórica casa de Cargadores a Indias se venga abajo por la falta de mantenimiento y el abandono. Dos han sido los enemigos que se han conjurado contra este monumental edificio, que forma parte del legado histórico de una época floreciente en la que El Puerto ocupó un lugar destacado en el comercio con América. El primero de los peligros que amenazan y que han dañado a este edificio ha sido la falta de obras de mantenimiento durante años, lo que provocó desprendimientos en su fachada lateral de la calle Cadenas, que obligaron incluso a vallar parte de la acera para impedir el tránsito de peatones, debido al riesgo por la posibilidad de caída de cascotes y otros elementos de piedra. El segundo factor que se ha cebado con el histórico inmueble han sido los actos vandálicos y sobre todo los robos de cualquier elemento de su interior susceptible de ser desmontado. De esta forma, los ladrones han robado del interior de la casa palacio objetos de carpintería metálica, marcos de puertas y ventanas, tuberías, hierros, e incluso bienes ornamentales antiguos que pertenecían a la casa y que podían llevar en ella desde que se construyó el edificio en el año 1786. Es el caso, por ejemplo, de las elegantes barandas de madera y forja de su escalera señorial, que fueron arrancadas de cuajo de su ubicación y cuyo destino se desconoce.

El acceso de los delincuentes al monumental edificio ha sido posible durante meses, al haber permanecido abierta su puerta principal, ya que al principio, cuando quedó sin vecinos la finca, tan sólo se instaló una cadena con un candado que los ladrones rompieron con facilidad, quedando el edificio vendido a la calle.

Se han adecentado las fachadas, lo que ha permitido quitar las vallas de las aceras

Pese a su céntrica y privilegiada ubicación, junto a la Plaza del Polvorista y con la fachada trasera al río Guadalete, los ladrones accedían aprovechando las horas en las que había menos movimiento por la zona.

Sólo las medidas adoptadas 'in extremis' por la propiedad hace unos días han evitado el robo de elementos estructurales que podría haber causado graves derrumbes en la casa de Cargadores.

De esta forma, la entidad bancaria dueña del palacio ha intervenido en dos frentes, en la zona de la que es propietaria (la parte trasera del edificio pertenece a otro dueño). Por un lado, ha procedido a reparar las fachadas deterioradas, que han sido tratadas para eliminar elementos del revestimiento que pudieran caer sobre las aceras, instalando mallas preventivas ancladas a los muros para reforzar los exteriores. Por otra parte, se ha ejecutado el cerramiento del zaguán, con el tapiado de la entrada principal y la instalación de una puerta de hierro pequeña que protege la casa. Paralelamente, se han contratado vigilantes de seguridad que custodian de manera permanente el palacio de Roque Aguado y la Casa de las Cadenas (palacio de Vizarrón), pertenecientes a la misma entidad bancaria. El objetivo de las medidas, que obedecen al parecer a requerimientos del área de Urbanismo del Ayuntamiento, es la preservación del edificio, catalogado con el nivel 2 de protección en el nuevo Plan Especial del Conjunto Histórico, en el que se recogen como actuaciones obligatorias "aquellas destinadas a conservar el inmueble, respetando la tipología, morfología y decoración original".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios