El Puerto

La demolición de las fincas de Santa Clara comenzará en 20 días

  • Ayer se firmaba el contrato para llevar a cabo este operación, indispensable para el proyecto de reurbanización de la zona, en la que se construirán 190 viviendas

Ayer se firmaba el contrato para las obras de demolición que se van a llevar a cabo en varias fincas de las calles Cruces (números 4,6,8,10) y Yerba (número 1 y 3), en el entorno de la Ermita Santa Clara. Tal y como informaba el concejal de Vivienda, Antonio Jesús Ruiz (PA), el contrato ha sido adjudicado a la empresa Demoliciones Córdoba, la cual tendrá 20 días, a contar desde ayer, para finalizar el trabajo.

Esta operación, que costará 118.000 euros, es indispensable para desarrollar el proyecto de reurbanización previsto para la zona , donde se construirán 190 viviendas (65 a cargo de la empresa municipal de Vivienda, Suvipuerto, y el resto, 125, a cargo de la Junta de Andalucía).

Del mismo modo, el responsable de Vivienda ha informado del compromiso al que hay llegado la empresa contratada, de Córdoba, para que trabajadores de la ciudad formen parte de la plantilla encargada de los derribos.

De esta manera queda en el aire la preocupación manifestada por los vecinos de la barriada colindante de José Antonio, quienes denunciaron hace unos días la ocupación ilegal de varias de estas fincas que fueron expropiadas. Estos vecinos creen que la presencia de los sin techo y toxicómanos que se refugian en estos inmuebles vacíos podría conllevar un mayor retraso en la demolición. De hecho, éstos recuerdan insistentemente que los derribos estaban previstos para antes de que finalizara el año 2008.

Y es que, los habitantes de José Antonio (de entre los cuales muchos podrán mudarse a las nuevas viviendas de Santa Clara), llevan meses advirtiendo del retraso que acumula esta ansiada operación, teniendo en cuenta que la reurbanización de la zona supondría -es lo que se espera- la mejora de las condiciones de vida de sus vecinos y la eliminación de muchos de sus problemas, tanto a nivel social como a nivel urbanístico (pisos en muy mal estado).

Del mismo modo, los retrasos que presenta todo el proyecto, ya no sólo los derribos, sino también la reordenación del tráfico en la zona, ha provocado la indignación e incredulidad de muchos portuenses, que han visto cómo a finales de octubre se realizaba un desvío provisional en el tráfico de la rotonda del cementerio en previsión de los trabajos de demolición, sin que hasta hoy se haya visto algún movimiento de obras. La indignación, sobre todo, viene motivada por los numerosos problemas circulatorios que provoca la nueva señalización en el entorno de la Ermita de Santa Clara.

A pesar de los retrasos acumulados, con la firma de este contrato, parece ser que la operación comienza a dar sus primeros pasos efectivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios