El Puerto

Los comerciantes del Mercado de Abastos viven un verano a medio gas

  • El mes de agosto ha registrado un mayor número de ventas en comparación con julio

  • Los empresarios piden al Ayuntamiento que saque a subasta los puestos que permanecen cerrados

A estas alturas del mes de agosto el entorno del Mercado de la Concepción ya nota una menor afluencia de clientes. Este hecho en parte es debido a la marcha de muchos de los turistas que a lo largo del verano han permanecido en la ciudad. Ya toca volver a casa.

A pesar de ello, los comerciantes del Mercado de Abastos aseguran que han tenido un verano bastante tranquilo en lo que a ventas se refiere. "El mes de julio ha estado fatal. Muchos días la venta se cortaba a las doce de la mañana", explica el propietario de uno de los puestos de pescado, quien también comenta que agosto ha sido un poco mejor. Y que, aunque el verano no ha sido fuerte, evidentemente en invierno las ventas descienden mucho más. "Todo lo que se compare con el invierno es mejor", destaca.

Algunos turistas prefieren comprar el pescado en las grandes superficies

Algunos empresarios se quejan de que los turistas que tienen su segunda residencia en El Puerto prefieren comprar el pescado en las grandes superficies. "La cosa ha estado bastante flojita. Pero no nos podemos quejar", comenta otro de los pescaderos. El comerciante lamenta el estado de abandono en el que se encuentra el Mercado de Abastos y pide colaboración al Ayuntamiento para que saque a subasta la gran cantidad de puestos que actualmente permanecen cerrados. "Hay mucha gente interesada en cogerlos", sentencia.

Para otros empresarios las ventas en el mes de julio y la primera quincena de agosto han sido un poco más fuertes que durante esta segunda quincena de agosto. Los visitantes ya no alargan su estancia en la ciudad hasta los primeros días de septiembre, como ocurría muchos años atrás.

Nunca llueve a gusto de todos. Porque otro sector del Mercado de la Concepción asegura estar contento con las ventas obtenidas durante el verano. "En general el verano ha sido bueno. El mes de agosto ha entrado con un poco de más fuerza que julio. Tenemos turistas que repiten año tras año", afirma el propietario de otra de las pescaderías. El empresario comenta que las diferencias de ventas entre unos puestos y otros pueden deberse al género y a los precios que se ofrezcan al público. Con respecto a los productos, el comerciante cuenta que el turista de un nivel adquisitivo alto suele comprar pescado de calidad. Entre los preferidos por los visitantes se encuentran el choco, la acedía, la caballa y el marisco.

La propietaria de una de las carnicerías explica que en verano siempre se nota más afluencia de gente que en invierno, y que normalmente el turista suele venir buscando el pescado.

Verano fuerte o no, lo cierto es que lejos quedaron aquellos años de prosperidad en los que era difícil caminar por los pasillos del Mercado de Abastos. Ahora los comerciantes miran con nostalgia los tiempos de bonanza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios