El Puerto

Los comerciantes creen que el Ayuntamiento no está apostando por relanzar el mercado

  • Valoran la labor del concejal de Comercio pero creen que Gonzalo Ganaza no cuenta con el apoyo necesario

La Asociación de Comerciantes del Mercado de Abastos (Acodema) ha emitido un comunicado en el que los comerciantes del enclave expresan su "profundo malestar" ante las obras que está ejecutando el Ayuntamiento en el edificio. Los comerciantes afirman que se les ha impuesto un diseño que califican de "chapuza" y como ejemplo recuerdan la reciente rotura de una tubería en el interior del edificio, que provocó serias molestias y contratiempos en cerca de una veintena de puestos.

En opinión de los detallistas, la ubicación de las nuevas tuberías a la vista no solo es "antiestética" sino que "compromete la seguridad de las instalaciones eléctricas".

Desde Acodema recuerdan que son "una asociación joven, con gente que tiene ganas de apostar y colaborar con la administración local, pero estamos absolutamente defraudados y frustrados". Reconocen que actual concejal de Comercio, Gonzalo Ganaza, se ha mostrado muy cercano y partidario de nuestras reivindicaciones, pero creemos que no cuenta con el respaldo suficiente en la Casa Consistorial. De las acciones anunciadas respecto de la atención al inmueble y medidas para la reactivación de la plaza de abastos, a la fecha solo quedan promesas incumplidas, o bien por imposibilidad técnica de realizarlas sin una inversión seria y realista o por falta de atención y voluntad política de nuestros regidores", lamentan.

Los comerciantes del mercado se preguntan "por qué el resto de municipios de la provincia tiene una plaza nueva o renovada" y citan localidades como Cádiz, Chiclana, Jerez o Sanlúcar. También recuerdan que ya se impuso por parte del Ayuntamiento un aumento extraordinario de las tasas por la concesión de los puestos de venta en el mercado. "La vinculación de los placeros con el Ayuntamiento es a través de una concesión, de un contrato con unas bases aprobadas en su día y aceptadas por las partes". Entienden estos comerciantes que con las subidas previstas la Administración "no respeta los contratos de los que es parte" y creen que "para que la Ley permitiese una subida de esa categoría se tendría que justificar un desequilibrio financiero tal que permitiera su aplicación excepcional".

Desde Acodema añaden que "la subida aplicada es un sacrifico que va mas allá de la solidaridad y justicia fiscal, que son los principios que han de respetar las ordenanzas fiscales, por pretender repercutir al comerciante la falta de optimización de la explotación del inmueble por la no ocupación efectiva de los puestos, sobre todo los de la planta alta, donde se nos anunció una actuación que ha sido abortada por los técnicos al no reunir las mínimas condiciones de seguridad que se exigirían ante una nueva obra".

La asociación además recuerda que el mercado es "mantenedor de una tradición, pues la plaza no es solo una sucesión de comercios minoristas, sino un atractivo del maltrecho y dejado casco histórico de la ciudad que desaparecerá poco a poco", vaticinan.

Según Acodema "la desatención del mercado provoca que los comerciantes no facturen ni siquiera lo bastante para atender los pagos de las tasas municipales" y creen que la plaza corre el peligro de desaparecer "por la voluntad del Ayuntamiento, que no aborda nunca con decisión y planificación suficiente la renovación necesaria del mercado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios