El Puerto

El centro ya no puede esperar más

  • La plataforma Revive El Puerto celebró una nueva asamblea con la presencia del alcalde y el concejal de Comercio y Medio Ambiente

  • Piden cambios urgentes en el área de Urbanismo

Más de un centenar de empresarios, comerciantes y vecinos acudieron a la reunión celebrada en el Ayuntamiento. Más de un centenar de empresarios, comerciantes y vecinos acudieron a la reunión celebrada en el Ayuntamiento.

Más de un centenar de empresarios, comerciantes y vecinos acudieron a la reunión celebrada en el Ayuntamiento. / andrés mora

Comentarios 3

Muy preocupados tienen que estar los empresarios, comerciantes y vecinos del centro para acudir, con la presencia de más de un centenar de personas, a la cita convocada en la sala de prensa del Ayuntamiento ayer a las dos de la tarde. Pese a lo intempestivo de la hora, y a tener que abrir muchas de estas personas sus negocios por la tarde, la cita organizada por la plataforma Revive El Puerto se prolongó hasta pasadas las cuatro y cuarto, contando con la presencia del alcalde, David de la Encina, el concejal de Medio Ambiente y Comercio, José Luis Bueno, la jefa de servicio de Comercio y el coordinador del área de Urbanismo.

El objetivo del encuentro era ver en qué se había avanzado en estos últimos seis meses, desde que se celebró la primera reunión con responsables municipales, tras el nacimiento de la plataforma ciudadana en el mes de noviembre de 2017.

El 20 de julio arranca una nueva campaña de concienciación sobre los excrementos caninosEl Ayuntamiento quiere recuperar la figura del mantenedor urbano, de la mano del CCA

El ambiente de la reunión fue a ratos tenso, con unos asistentes muy frustrados que han visto cómo en estos seis meses no se ha avanzado gran cosa en las demandas que plantearon en enero. Por su parte el alcalde trataba de explicar cómo funciona un Ayuntamiento y las dificultades que supone dar cualquier paso, por pequeño que sea, algo que el ciudadano de a pie no termina de entender.

El primer asunto que se puso sobre la mesa fue el de la falta de limpieza de la ciudad, una sensación que se ha incrementado en las últimas semanas, y eso a pesar de haberse firmado en enero un nuevo y millonario contrato y de haberse renovado la flota de vehículos. El concejal de Limpieza reconoció que el nuevo contrato está funcionando "muy mal" y el alcalde confirmó que no se puede consentir que con un coste para el Ayuntamiento de 1,2 millones de euros mensuales, la ciudad esté sucia.

De las 39 medidas que se plantearon en la reunión de enero, el alcalde y el concejal presentaron un listado de las 19 más urgentes, asegurando que ya se había actuado en algunos frentes tales como el ornato floral de algunas zonas de la ciudad, la colocación de nuevos contenedores de basuras y papeleras.

José Luis Bueno anunció además una mejora de la señalética en el centro, de la mano del Centro Comercial Abierto (CCA) y la próxima reactivación del Consejo Local de Comercio.

En cuanto a otra de las demandas ciudadanas, el control de los excrementos caninos, el alcalde anunció la puesta en marcha de una nueva campaña de concienciación, el día 20 de julio, que incluirá la entrega de bolsas para desinfectante y para recogida de deposiciones. A partir de esa fecha a quien se le pille 'in fraganti' será sancionado con multas que pueden alcanzar los 750 euros.

También anunció, entre las próximas medidas a adoptar, la contratación de un mantenedor para el centro, que se encargue de retirar carteles de escaparates, grafittis y en general de los pequeños arreglos necesarios. También se contratará a un jardinero para mantener las zonas con parterres de flores.

Pero todas estas medidas no terminaron de convencer a los asistentes, que picaban más alto y pedían sobre todo cambios en el funcionamiento del área de Urbanismo, la gran bestia negra para muchos por la cantidad de trabas que se encuentran a diario los ciudadanos para poder poner en marcha sus proyectos.

En este punto los regidores municipales y el coordinador del área tuvieron que escuchar sonoras críticas a su actual sistema de funcionamiento, críticas que justificaron fundamentalmente por la escasez de personal, la ausencia del Plan Especial del Centro y un Plan General de Ordenación Urbana bastante deficiente.

Sobre este asunto, se informó por parte municipal de la próxima reforma de la ordenanza de Licencias, que podrá pasar por pleno en otoño, un plazo que a la mayoría de los presentes les pareció una eternidad.

Entre otras mejoras de futuro, el alcalde puso también sobre la mesa el proyecto para la reforma del mercado (aún sin proyecto definitivo, ni presupuesto ni fecha de ejecución prevista), del traslado de los Juzgados al centro (cuando la Junta convoque el concurso necesario) o los proyectos de inversores interesados en el hospital San Juan de Dios (donde podrá ir un hotel) o el edificio municipal de Santo Domingo (donde una empresa quiere abrir un alojamiento para estudiantes).

En el turno de preguntas hubo cola para intervenir. La mayoría de las intervenciones fueron muy críticas con la labor de los técnicos municipales -en especial con los del área de Urbanismo- y también con la gestión de los políticos. En este punto, el alcalde recordó que la mayoría de las quejas aludían a problemas que se remontan a muchos años atrás, y no a la actual etapa de gobierno. Aún así, es a ellos a quienes les toca ahora buscar soluciones y así lo entendieron los asistentes a la reunión, que lanzaron varias ideas y propuestas para tratar de mejorar la gestión diaria.

Otra de las cuestiones que salió a relucir fueron las limitaciones económicas impuestas por el Plan de Ajuste, que entre otras cosas no permite contratar a nuevo personal municipal y amortiza las vacantes que se van produciendo.

En definitiva, un encuentro que una vez más demostró la inquietud ciudadana por el estado del centro y dejó patente la falta de soluciones a corto plazo para tratar de enderezar el rumbo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios