El Puerto

El centro Anydes advierte de su cierre por falta de fondos

  • Hasta la fecha el Ayuntamiento no ha abonado la subvención de este año

  • La situación se mantiene en la asociación gracias a los préstamos solicitados

Imagen de los inmigrantes que llegaron a la ciudad en junio, última ocasión donde Bienestar Social solicitó la ayuda urgente de la asociación. Imagen de los inmigrantes que llegaron a la ciudad en junio, última ocasión donde Bienestar Social solicitó la ayuda urgente de la asociación.

Imagen de los inmigrantes que llegaron a la ciudad en junio, última ocasión donde Bienestar Social solicitó la ayuda urgente de la asociación.

Comentarios 1

La situación que se vive actualmente en el centro Anydes, la asociación privada encargada de gestionar el albergue municipal, es insostenible. Tanto es así que, según anuncia la organización, si la situación no cambia dentro de poco se verán obligados a cerrar. Así lo han asegurado desde esta asociación en un comunicado donde se apunta como principal causa de este desenlace al impago por parte del Ayuntamiento (con quien mantienen un convenio), de los fondos de este año. "Nosotros estiramos el dinero todo lo que podemos", explica Mercedes Puyana, secretaria de Anydes. "Pero ya llega un momento que no damos para más. Por el momento la nevera del centro la tenemos llena. Cuando se acabe no sabemos qué vamos a hacer. Puede que tengamos que cerrar o puede que sigamos tirando".

Ya en febrero de este mismo año dicha asociación, encargada de dar asistencia a casos de emergencia social, alzaba la voz y reivindicaba "mayores recursos por parte de la administración", haciendo referencia especialmente a la concejalía de Bienestar Social con la que mantiene una vinculación directa. Sin embargo, lejos de mejorar, la situación ha empeorado durante estos meses ya que esta asociación se ha visto obligada a pedir préstamos, tanto a particulares, como a distintas asociaciones, parroquias y bancos, para poder continuar con su actividad y hacer frente a los gastos generados durante los seis primeros meses del año. No obstante, en este punto hay que recordar que, aunque pueda parecer paradójico la concejalía continúa realojando y enviando personas al centro de acogida que la organización regenta en La Florida a pesar de no pagar. Sin ir más lejos este año la situación ha llegado a ser insostenible en dos momentos muy puntuales. El primero tuvo lugar el 1 de abril, cuando el centro ofreció techo a los ocupas que vivían en los pisos de la calle Larga que salieron ardiendo. El segundo de estos episodios ocurrió hace ahora un mes, cuando el centro también acogió a la veintena de inmigrantes que aparecieron deambulando por el centro de la ciudad y que posteriormente fueron instalados en el pabellón Ramón Velázquez. "Vamos tirando poco a poco con lo que nos dan. Algunas veces es una cajita de frutas que nos regalan algunos comercios de la zona, otras veces con la aportación del Banco de Alimentos o de Madre Coraje (que tiene un pequeño huerto) e incluso de la Cruz Roja", explica Mercedes Puyana. "No sabes la cantidad de malabarismos que tenemos que hacer aquí".

Los trabajadores de la asociación llevan varios meses trabajando sin cobrar su sueldoAntonio Fernández asegura que ya se han subsanado los errores para aprobar la ayuda

A día de hoy, desafortunadamente, tras poner todo de su parte -incluso dinero propio- e intentar todas las posibles soluciones, la última opción que les queda a los responsable de dicha organización es dejar de acoger a personas y continuar luchando por mantener a la media docena de usuarios que actualmente viven en la casa de acogida. "¿Tú sabes lo que se siente cuando llega alguien aquí y le tienes que decir que no sabiendo que hay camas vacías?", explica Mercedes mientras habla de la casa de acogida con capacidad para 20 ó 25 personas. "Nos duele en el alma, pero créeme que de verdad es que no podemos". En este punto nadie puede dudar de las palabras de esta mujer que representa tanto a la presidenta como a la directora, a la trabajadora social y a los cinco trabajadores del centro que llevan varios meses sin cobrar. En este punto Mercedes quiere dejar clara la importancia de los voluntarios, quienes en estos momentos están realizando un trabajo "increíble", pero a su vez también recuerda que "todo cansa y quema. No pueden estar siempre los mismos tirando del carro".

Por su parte el concejal de Bienestar Social, Ángel González, ha asegurado en relación a este tema que "desde la concejalía se han realizado todo los trámites para que la asociación pueda obtener el dinero", y remite el problema a Intervención, el área perteneciente a la concejalía de Economía y Hacienda que tiene como objetivo tanto el control como la fiscalización interna de la gestión económica del Ayuntamiento. "Este área encuentra errores en la documentación entregada por Anydes, la cual hay que rectificar con el consiguiente retraso del pago", explica González. " La solución ofrecida desde Bienestar Social pasa por incluir en la subvención el coste de una asesoría que le lleve toda la documentación para que no comentan dichos errores". En cuanto a la tercera parte de esta historia, la concejalía de Economía y Hacienda, su representante Antonio Fernández ha indicado que "ya se han subsanado unos documentos en la justificación de dicha subvención". Así mismo el también primer teniente de alcalde ha declarado que "una vez subsanado este error se debe aprobar la concesión de dicha ayuda".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios