Las asignaturas pendientes para 2019

Un año cargado de retos y marcado por la cita electoral del mes de mayo

  • Este 2019 debe ser el año del Plan Especial del Casco Histórico, que debe aún pasar por el pleno

  • El centro de salud avanza a muy buen ritmo

  • La estación de autobuses se hace de rogar

El centro de salud de la Zona Norte ya está prácticamente terminado. El centro de salud de la Zona Norte ya está prácticamente terminado.

El centro de salud de la Zona Norte ya está prácticamente terminado. / Andrés Mora

Acabamos de comenzar 2019 y muchos tienen ya la mente puesta en el mes mayo, cuando se celebrarán las elecciones municipales. No obstante, hasta entonces quedan por delante casi cinco meses de trabajo en los que se deberían ver cumplidos al menos algunos de los retos pendientes de este mandato.

Ya se sabe que las cosas de palacio van despacio, pero parece que las del Ayuntamiento avanzan aún más lentamente.

Con el calendario por delante, los retos que pueden estar más próximos a cumplirse son la aprobación inicial del Plan Especial de Protección y Reforma del Casco Histórico y su Entorno, el esperado Peprichye, que debería estar ya a punto de pasar por el pleno, según el calendario anunciado por la concejala de Urbanismo a finales del mes de noviembre.

Una vez que este documento pase por el pleno de la Corporación se abrirá un periodo de alegaciones e información pública, por lo que la aprobación provisional podría llegar hacia el mes de mayo y la definitiva para finales de 2019, tras cuya publicación entraría en vigor el plan.

José Antonio, a la espera del derribo definitivo

Otro de los retos pendientes que se ha comenzado a cumplir ha sido el derribo del primer bloque de la barriada de José Antonio, aunque a decir verdad de poco servirá este primer paso si no viene acompañado del inmediato desalojo y derribo del resto de los bloques, para poder ejecutar de una vez por todas la reforma urbanística y social de la zona. Al menos ya se ha reordenado el tráfico en el entorno del cementerio, con la construcción de las dos nuevas rotondas, tras muchos años con la zona patas arriba.

El primer bloque de la barriada de José Antonio ya es historia. El primer bloque de la barriada de José Antonio ya es historia.

El primer bloque de la barriada de José Antonio ya es historia. / Andrés Mora

Las obras del parking de Pozos Dulces son otro dolor de cabeza no sólo para el gobierno local, sino para todos los portuenses, que ven que los trabajos no avanzan al ritmo deseado. El reto deseable sería al menos poder tener la superficie de la zona despejada para el próximo verano, a pesar del enorme retraso que arrastran los trabajos, aunque es algo que nadie se atrevería a firmar hoy por hoy.

Al hilo de estas obras debería comenzar a ejecutarse también la estrategia Edusi, con la reordenación de la margen derecha y el adecentamiento del paseo fluvial, aunque de momento no se ha dicho gran cosa al respecto. Tampoco se conoce aún el proyecto para la superficie del parking.

La estación de autobuses tampoco avanza, que se sepa, aunque según las últimas informaciones falicitadas está pendiente aún la firma del convenio con la Consejería de Fomento, y habrá que redactarlo y licitar después la adjudicación de las obras, por lo que no se prevé que los trabajos puedan estar en ejecución antes de mediados de este año, siendo optimistas.

En materia de transportes ha sido importante este pasado año la mejora de la terminal del catamarán, una actuación que se hacía necesaria y de la que ya disfrutan portuenses y visitantes.

Otro de los asuntos que se ha atascado más de la cuenta es la licitación de una nueva sede para acercar los juzgados al casco urbano, tras dos intentos fallidos de adjudicación de un nuevo local.

A todo esto hay que sumar el cambio de gestión que se avecina en la Junta de Andalucía, de manera que el Ayuntamiento dejará de ser del mismo color político que la administración autonómica.

En la parte positiva, lo más destacado es el avance de las obras de construcción del nuevo centro de salud de la Zona Norte, un empeño del colectivo vecinal que tras muchos años de lucha ya es casi una realidad, aunque una vez terminado restará aún dotarlo de equipamiento y de personal.

La programación de espectáculos en la Plaza de Toros también es una incógnita, de momento

Otro de los retos de cara al verano será la programación de un ciclo de espectáculos digno en la Plaza de Toros, después del fracaso del año pasado, cuando la programación extra-taurina en el coso brilló por su ausencia.

Y ya a más largo plazo se ven asuntos como la nueva Comisaría de la Policía Nacional, una vieja aspiración no solo de los sindicatos policiales y de la plantilla sino también de los ciudadanos, aunque de momento no se prevén novedades al respecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios