El Puerto

Un barrio que reclama soluciones

  • La nueva junta directiva de Los Milagros y la Flave denuncian la situación actual, con la falta de seguridad y los actos vandálicos como constante · La ocupación ilegal de viviendas, principal germen del problema

Comentarios 2

Una barriada con problemas. Ese podría ser el resumen de la situación de Los Milagros, una de las zonas más castigadas de la ciudad por el vandalismo y la inseguridad. No obstante, los representantes vecinales coinciden en señalar que el porcentaje de elementos problemáticos es reducido, pero suficientes para manchar la imagen y estropear la convivencia pacífica de toda el barrio.

En ese sentido se manifiesta José Rodríguez, presidente de la Flave, que defiende que "hay muchas familias por las que merece la pena luchar, y lo que no podemos permitir es que los incívicos se apoderen del barrio". A la hora de señalar el germen de la situación actual, Rodríguez apunta a "las treinta viviendas que están ocupadas ilegalmente". Se trata de pisos relacionados con el mundo de la droga. "Una señora mayor que vive sola fallece y, al día siguiente, cuando sus familiares quieren recoger los efectos personales, se encuentran con que la casa ya ha sido ocupada, y no hay quien los saque de ahí", señala el presidente de la Flave. Para evitar esta situación, Rodríguez afirma que están pensando proponer "algún tipo de aceleración de trámites legales".

Pero el único problema relacionado con los domicilios particulares de la barriada no es su ocupación ilegal. Rodríguez también señala que Suvipuerto, la empresa municipal de viviendas, "debería cuidar más sus criterios a la hora de dar un piso". Suvipuerto cuenta con doce viviendas en Los Milagros, algunas de ellas "habitadas por familias problemáticas, que habría que intentar que no se aglutinaran en la misma zona", con el objetivo de facilitar la convivencia del resto de vecinos.

El concejal de Vivienda, Antonio Jesús Ruiz, tiene constancia del problema de la ocupación ilegal, pero pone de manifiesto la imposibilidad de actuar "porque algunos propietarios de los domicilios que han sido ocupados ni siquiera lo denuncian". Además, como vicepresidente de Suvipuerto, defiende "los criterios económicos y sociales para la concesión de viviendas, que fueron aprobados por unanimidad en un pleno". También señala que la identidad de los aspirantes "es pública y puede consultarse en el tablón de Suvipuerto". En lo referente a las "familias problemáticas", asegura que entre las condiciones de entrega del piso están "el buen uso de la vivienda y comprometerse a llevar una relación vecinal cordial". No obstante, el problema es similar al de la ocupación ya que "no se reciben denuncias". Ruiz señala que, en el caso de haberlas, "existen medidas de presión, acabando, si fuese necesario, con la no renovación del contrato de alquiler".

A la hora de abordar conversaciones relacionadas con Los Milagros, hay un tema tabú que se deja entrever pero que difícilmente se pronuncia en voz alta. El tráfico de droga existente en el barrio, próximo a la barriada de José Antonio, es el telón de fondo de los problemas de vandalismo e inseguridad. En ese sentido, Antonio Jesús Ruiz sí se manifiesta abiertamente para señalar que "si se tiene constancia de que las viviendas son utilizadas para cometer delitos de venta de droga, no es que haya que quitarles el piso, sino que se debería actuar para meterlos en la cárcel".

Otra de las voces que se manifiesta sobre la situación de la barriada es Milagros Delgado, la presidenta que encabeza la nueva junta directiva, que asegura que "hay familias especialmente problemáticas", además de denunciar los actos vandálicos permanentes. Delgado estima que "ayudaría que la policía pasase más a menudo por el barrio", y asegura que "a veces se realizan llamadas y la policía acude tarde, o pone excusas para no venir a esta zona".

Consultado a este respecto, el concejal de Policía Local, Carlos Coronado, explica que "Los Milagros es una zona de actuación preferente, que se visita tres o cuatro veces diarias, ya sea por parte de Policía Local o Nacional". Además, reconoce que se trata "de una barriada muy conflictiva, y, como tal, demandan que en la zona haya dos policías de forma permanente". Esto choca frontalmente con los recursos con los que cuenta Policía Local, al igual que a la hora de atender las llamadas. "Se acude a todos los requerimientos, pero tenemos cuatro coches, no hay más, y si están ocupados en otra zona de la ciudad, tardan en llegar", explica Coronado. También afirma que, cuando Policía Local no puede afrontar alguna llamada, se delega en Policía Nacional, y viceversa.

En cuanto a las quejas sobre la presencia policial, Coronado explica que "en verano los agentes se centran en las playas, que es donde se producen las mayores aglomeraciones". Además, añade que "en invierno se recupera la policía de barrio, por lo que habrá más vigilancia". Finalmente, el concejal resalta que la subjefatura instalada en el Centro Cívico, servirá para "estar más cerca de los barrios conflictivos".

La barriada de Los Milagros, a tenor de las peticiones vecinales, es una de las zonas que más lo necesitan. Un barrio que, más que soluciones, casi aguarda uno de los actos que le dan nombre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios