El Puerto

¿No más arboledas perdidas?

  • El nuevo Plan contempla la protección de unos 4,3 millones de m2 de suelo forestal

La arboleda perdida, el título de las memorias del insigne portuense Rafael Alberti, sirvió años atrás como lema por el colectivo Ecologistas en Acción para denunciar la destrucción masiva de masas forestales, fundamentalmente en la costa oeste, y defender la pervivencia de las existentes en la otra margen de la Carretera de Fuentebravía. El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) ha tratado de asumir esta máxima e incluyó en su última reelaboración un importante incremento de la protección de las zonas forestales, aunque para el colectivo conservacionista sigue siendo insuficiente.

Entre la Carretera de Fuentebravía y la Variante de Rota se catalogan como sistema general de espacios libres (SGEL), la máxima figura de protección ambiental que prevé el Plan, unos 525.000 metros cuadrados, aunque la cifra alcanza los 639.000 metros cuadrados si se le suma el Pinar del Conde. Esto supone que se reservan de la urbanización un 17% de la superficie total de este ámbito.

En su mayoría, estos sistemas generales están catalogados como parque urbano, lo que permitirá al Ayuntamiento realizar una serie de actuaciones para su disfrute público. Así, según la normativa, en ellos se dejará que un 5% de su superficie se pueda destinar para instalaciones de carácter "naturístico y recreativo de uso público que sean descubiertas o con construcciones no permanentes". Solo se permitirán construcciones permanentes si están destinadas en exclusividad a "aulas de la naturaleza o centros de investigación y divulgación ambiental". En cambio en el Pinar del Conde no se permitirá, ni siquiera, esta excepción. Al respecto, el alcalde, Enrique Moresco, indicó ayer que se será "meticuloso" en el diseño de estos parques para hacer que sus costes sean el "menor posible". Ejemplos como lo ocurrido con el parque del Guadalete (la antigua escombrera de Las Salinas que se regeneró pero que está abandonada ya que el Ayuntamiento no cuenta con el dinero suficiente para su apertura y mantenimiento) es lo que se asegura que se pretende evitar.

Además de las reservas previstas, el Consistorio deberá hacer una pequeña modificación en la costa oeste a instancias de la Junta de Andalucía puesto que deberá eliminar una reserva para usos dotacionales que se había previsto en terrenos propiedad de la firma Metrovacesa en la Arboleda de Terry (frente a El Ancla). En su lugar, deberá catalogar toda la finca como sistema general de espacios libres.

Pero no solo en la costa oeste se han establecido espacios protegidos. Tal y como apuntan el Plan, se clasifican como sistema general la pinaleta del Cuvillo, el Pinar del Obispo o el entorno de la laguna de San Bartolomé, entre otros (son unos 40, que tienen una superficie total que supera los cuatro millones de metros cuadrados). Todos ellos pasarán a manos municipales conforme se vayan desarrollando los terrenos urbanizables de sus alrededores, un traspaso a coste cero para el municipio en base a las cesiones que deben realizar los promotores. Únicamente tendrá que asumir los gastos de obtención de tres sistemas generales (unos 1,4 millones de euros).

Mientras, el futuro ordenamiento establece que en los desarrollos clasificados como urbanizables se procurará "el sostenimiento de la vegetación arbustiva y arbórea existente, así como el mantenimiento de los rasgos mofotopográficos característicos del espacio a urbanizar", una afirmación que no deja de ser una mera recomendación puesto que, acto seguido, se permite la eliminación de parte del arbolado. Así se indica que el proyecto se autorizará si se garantiza "el mantenimiento de una cobertura arbolada equivalente al 75% de la originaria y si se reponen cuatro árboles en zonas públicas por cada uno eliminado. Por lo tanto, un promotor podría acabar con una cuarta parte de una arboleda si esta no está protegida como sistema general de espacios libres o sistema local. Y Ecologistas lleva meses advirtiendo que hay zonas en la Costa Oeste que pueden desaparecer por este motivo.

Será el tiempo el que diga si se ha logrado que no haya más arboledas perdidas en este Puerto que añoró Alberti.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios