El Puerto

La plaza de abastos vuelve a quedarse sin proyecto para la planta superior

  • La propuesta de la Concejalía de Comercio de instalar un rincón gastronómico ha sido descartada por problemas técnicos El primer piso del inmueble solo tiene un puesto

El mercado municipal de abastos parece arrastrar un extraño maleficio que impide que cualquier proyecto que se intente poner en marcha para su relanzamiento termine abocado al fracaso.

Esto es lo que ha ocurrido por enésima vez, en esta ocasión con el proyecto de puesta en marcha de un rincón gastronómico en la primera planta del inmueble, que se encuentra desde hace años totalmente infrautilizada.

A pesar de haberse rehabilitado hace pocos años, lo cierto es que esta primera planta tan solo cuenta con un puesto en activo (una charcutería), mientras que otros nueve puestos se encuentran vacíos sin que al parecer haya empresarios interesados en instalarse allí. También se ubica en esta primera planta el bar del edificio y un espacio que alberga las oficinas del Centro Comercial Abierto (CCA), una entidad que tampoco pasa por sus mejores momentos.

El concejal de Comercio, Gonzalo Ganaza, explicaba en el último pleno municipal el por qué de este fracaso del proyecto, que sin llegar a nacer se ha visto frustrado por la negativa de los técnicos municipales a dar el visto bueno a una ubicación que solo cuenta con una escalera de acceso. Y es que el diseño del inmueble hace que no cumpla con la normativa que se exige para un local de uso público en materia de evacuación y contraincendios. Fue tal la avalancha de incidencias negativas y pegas que aparecieron a la hora de dar forma al proyecto que finalmente se optó por descartarlo.

Lo que sí quiere hacer lo antes posible Gonzalo Ganaza es poner en marcha la nueva estética interior del mercado, con la ubicación de nueva cartelería en todos los puestos que en función de un código de colores, identifique de forma sencilla y ordenada el tipo de género que se puede encontrar en cada comercio.

La plaza está desde hace algunas semanas en obras para renovar tuberías, arquetas y cubiertas -unas obras que por cierto no cuentan con el apoyo de los comerciantes, a los que no convence el proyecto que se está ejecutando- y en breve se pintará también toda la planta baja.

Además de la retirada de la actual cartelería y su sustitución por los nuevos rótulos unificados, la Concejalía de Comercio pretende instalar alguna pantalla en el edificio en la que a diario el consumidor pueda ver los precios y ofertas de los distintos puestos.

De momento, y a falta de un presupuesto mayor que permitiera hacer mejoras más de fondo, esta será la única actuación que se acometa, quedando el espacio de la primera planta disponible para una futura iniciativa.

Para la planta superior del mercado se han barajado todo tipo de proyectos, desde la instalación de un supermercado hasta la creación de una sala de exposiciones pasan por el fustrado rincón gastronómico.

Hace algunos años se ubicaron allí una serie de ludotecas y talleres infantiles que trataban de ofrecer a los compradores un servicio gratuito para entretener a los niños mientras sus padres realizaban sus compras. Aunque era una buena idea, lo cierto es que tampoco llegó a cuajar, quizás por la falta de promoción y por tratarse de un recinto que no es visible desde el exterior. Tras este último plan frustrado la plaza tendrá que seguir esperando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios