El Puerto

La lluvia obliga al Vía Crucis del Consejo a permanecer en la Prioral

  • El interior del principal templo portuense acoge la celebración religiosa, presidida por la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo

El solemne Vía Crucis del Consejo de Hermandades se vio obligado a hacer un recorrido por el interior de la Prioral. El solemne Vía Crucis del Consejo de Hermandades se vio obligado a hacer un recorrido por el interior de la Prioral.

El solemne Vía Crucis del Consejo de Hermandades se vio obligado a hacer un recorrido por el interior de la Prioral. / andrés mora

El anuncio de lluvia mantuvo ayer en vilo al Consejo Local de Hermandades y Cofradías durante gran parte de la jornada. Lo que a principios del día eran tan sólo unas nubes dispersas en el horizonte, con alguna llovizna ocasional, se transformó al caer la noche en un chaparrón que hizo acto de presencia trastocando los planes iniciales para el Vía Crucis, preludio de la proximidad de la Semana Santa. La salida del Vía Crucis de Cuaresma por las calles de El Puerto estaba prevista para las 19:45 horas, pero finalmente no se pudo celebrar en el exterior del templo. Con una gran cantidad de fieles aguardando la decisión, el Consejo de Hermandades se decantó por realizar el solemne Vía Crucis por el interior de la Basílica Menor de Nuestra Señora de los Milagros. El Vía Crucis estuvo presidido por la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo, titular de la hermandad del Dolor y Sacrificio, que puso la nota de recogimiento y oración entre los fieles presentes, entre los cuales se encontraban algunos concejales de la Corporación municipal, miembros de la junta directiva del Consejo local de Hermandades, representantes de diferentes cofradías de El Puerto, así como numerosos fieles. Además del recorrido de la imagen por el interior de la basílica de Nuestra Señora de los Milagros, durante la velada se celebraron diversos actos religiosos, comenzando con el traslado de la imagen del Cautivo desde su capilla al altar mayor del templo, y la posterior celebración de la Eucaristía. De la misma forma, durante el recorrido se sucedió el rezo de los Misterios al paso de la imagen, que iba portada a hombros por ocho cofrades sobre una sencilla plataforma exornada con flores rojas y cirios en sus esquinas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios