El Puerto

Vecinos de Valdelagrana inciden en su oposición a la zona naranja

  • La asociación considera que esta medida es "recaudatoria" y que "perjudica al turismo habitual" de esta playa · Reclama otro tipo de inversiones para esta zona residencial

Comentarios 12

La asociación de vecinos de Valdelagrana ha reiterado nuevamente su rechazo a la implantación de la zona naranja en esta zona residencial ya que entiende que es una "medida recaudatoria pura y dura, que significa un aumento de la presión fiscal en momentos económicamente tan difíciles como los actuales, que obliga a los vecinos de Valdelagrana a pagar por unos aparcamientos que contribuimos a mantener con nuestros impuestos, que privatiza en manos de una empresa (aunque sea pública) el uso de las calles, y que además, siempre hemos dudado que sirva para regular la ya tradicionalmente caótica situación de los aparcamientos veraniegos en la barriada".

Para la entidad vecinal, la explotación de estas bolsas de aparcamientos "perjudicará al turismo habitual de nuestra playa que, por su perfil tradicional, no podrá hacer frente a un gasto extra de sus ya escasos recursos, por aparcar una jornada de playa".

Asimismo, critica la inversión realizada por la empresa municipal Impulsa El Puerto para la implantación de este sistema "para implantar dicha zona para unos escasos tres meses cuando a lo largo de todo el año las deficiencias y necesidades de la barriada, exigen otras prioridades".

En un comunicado apunta: "Valdelagrana recibe este verano a sus visitantes con una zona de aparcamiento de pago, pero con una playa que por errores poco comprensibles, este verano no tiene su bandera azul, con un paseo marítimo cuya barandilla no ha sido pintada y muestra grandes zonas de oxido y cuyo pavimento se encuentra en un lamentable estado con numerosas baldosas rotas, desniveles en el acerado y un alumbrado que ya a principios de temporada, muestra elementos fuera de servicio". "Paradójicamente, una parte de la zona naranja se ha instalado sobre el tramo de la avenida de La Paz cuya reforma lleva años inexplicablemente parada y sin visos de ser terminada, y cuya línea se ha pintado sobre socavones, agujeros y zonas de baches intransitables", agrega la entidad.

Asimismo critica la celeridad para pintar la señalización de la zona obligatoria de pago por aparcar mientras que parece que se "haya olvidado repintar y señalizar correctamente las zonas reservadas a discapacitados, cuyo deterioro hace difícil su reconocimiento por los usuarios".

Desde Impulsa se ha asegurado que ha recibido en torno a un millar de peticiones de abonos pero la asociación de vecinos recuerda que presentaron 870 firmas 870 firmas en contra "precisando que más de 70 corresponden a comerciantes y sus clientes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios