Ciudad

Vecinos de El Ancla denuncian la inseguridad que sufre la zona

  • Pandillas de jóvenes se dan cita allí los fines de semana incluso después del toque de queda

Una imagen de la avenida Rosa de los Vientos, donde se producen muchas de las carreras denunciadas. Una imagen de la avenida Rosa de los Vientos, donde se producen muchas de las carreras denunciadas.

Una imagen de la avenida Rosa de los Vientos, donde se producen muchas de las carreras denunciadas. / Andrés Mora Perles

Vecinos de la urbanización El Ancla han vuelto a denunciar la situación que viven cada fin de semana, con la presencia de pandillas de jóvenes que proceden de distintos puntos de la ciudad y que se reúnen con sus motos y coches, llegando a protagonizar peligrosas carreras en numerosas ocasiones, saltándose casi por sistema el toque de queda impuesto a las diez de la noche a causa de la pandemia del coronavirus.

Esta situación que se vive en esta zona residencial de El Puerto no es nueva, ya que se remonta a hace ya unos tres años, agravándose sobre todo en verano. Tampoco son ajenas a ella las autoridades municipales, ya que los vecinos han hecho partícipes de este asunto tanto al alcalde, Germán Beardo, como a su socio de Gobierno, Curro Martínez, y a la concejala de Seguridad, Marina Peris, de la que dicen que siempre le atiende muy correctamente aunque sin que se llegue a solucionar el problema.

Y es que en opinión de los vecinos, es en el funcionamiento de la Policía Local donde radica el origen de que esta situación se esté haciendo crónica, primero porque en muchas ocasiones ni siquiera acuden ante las llamadas ciudadanas -por distintos motivos como la falta de vehículos o estar atendiendo otros asuntos- y cuando lo hacen llegan la mayoría de las veces con las luces de los coches patrullas encendidas, alertando de su llegada a distancia y permitiendo a los infractores salir huyendo.

El último episodio violento en la zona se registró el pasado fin de semana, cuando una mujer fue presuntamente agredida por uno de los jóvenes, que al parecer se encontraba ebrio y que al sacar la mujer el móvil para escuchar música pensó que le estaba grabando, tras lo que se encaró con ella y le propinó una bofetada.

Los hechos están siendo investigados por la Policía Nacional, ante la que se presentó la pertenente denuncia.

Aunque estos hechos tuvieron lugar en el paseo Víctor Unzueta, donde normalmente se producen las concentraciones fueran del horario del toque de queda -por supuesto sin mascarillas ni distancias de seguridad- los vecinos señalan que la mayoría de los episodios peligrosos se producen en la avenida Rosa de los Vientos, cercana a la playa, un amplio boulevar donde ya el pasado verano se registraron multitud de carreras e incluso algún accidente de tráfico.

Los vecinos han denunciado este problema en numerosas ocasiones y temen que un día se produzca una desgracia, por lo que una vez más instan a las autoridades competentes a tomar cartas en el asunto.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios