El Puerto

Unanimidad para la modificación de la ordenanza de viviendas municipales

  • El PA se sumó también a la propuesta planteada por el PP, con la que están de acuerdo los vecinos y que busca reducir los precios No habrá zona azul ni zona verde junto a la Plaza de Toros

Cuarenta personas, ni una más ni una menos, se dieron cita ayer en el salón de plenos del Ayuntamiento para asistir a la sesión ordinaria perteneciente al mes de abril. La Policía Local controlaba escrupulosamente el acceso del público para que no se sobrepasara el aforo permitido, sobre todo porque en la sesión se abordaban algunos asuntos polémicos como el de la consulta popular sobre Apemsa -que volvía sin éxito al salón de plenos de la mano de la oposición, a pesar de que la adjudicación de acciones a Aqualia se produjo el pasado viernes- o el asunto de los discutidos aparcamientos subterráneos.

Sin embargo, la mayoría del público presente pertenecía al colectivo de los inquilinos de viviendas municipales, que desde hace más de dos años vienen luchando porque se modifique la contestada ordenanza municipal que regula los precios de estos alquileres, y que tras la última reforma ejecutada por los responsables municipales de Vivienda -Concejalía que gestionan los andalucistas- supuso un incremento de un 67% en el precio de los alquileres, además de otras obligaciones para los inquilinos como asumir el pago del IBI.

Si bien el PA ya accedió hace unos meses a realizar modificaciones en la ordenanza, y se creó una comisión municipal para acordar los cambios necesarios, fue tras la llegada del nuevo alcalde, Alfonso Candón, cuando el Partido Popular planteó una propuesta de modificación que logró poner de acuerdo a los grupos de la oposición y a la coordinadora municipal de Viviendas, de la que se aceptaron algunas de las sugerencias que venían planteando en estos dos últimos años de intensas protestas.

Ayer la moción a Pleno venía suscrita por todos los grupos municipales, a excepción del Partido Andalucista, grupo que finalmente optó por sumarse también a su aprobación. En el salón de actos se respiraba un clima abiertamente hostil hacia el portavoz andalucista, Antonio Jesús Ruiz, a quien los vecinos acusan directamente de ser el responsable de la pesadilla que llevan viviendo desde hace más de dos años.

El concejal de Vivienda anunció que el próximo lunes se celebrará una nueva reunión de la comisión encargada de consensuar los cambios en la ordenanza. En este sentido, los vecinos pidieron que se tenga en cuenta no solo la cuestión del coste de los alquileres, sino otras como la bonificación a los inquilinos en el pago del IBI, tal y como se hace en otras localidades.

Durante toda la sesión fueron constantes las interrupciones por parte del público y los gritos denunciando la mala gestión del andalucista en la empresa municipal de Vivienda, Suvipuerto, de la que se llegó a pedir el cierre en varias ocasiones.

Otro de los asuntos que mayor debate provocó durante la sesión fue el del proyecto de construcción de dos aparcamientos subterráneos en Pozos Dulces y Plaza de Toros, así como toda la polémica que ha rodeado a la adjudicación de las obras.

Todos los grupos municipales llevaban a la sesión propuestas sobre este asunto, aunque cada una de ellas con un matiz diferente. Así, PP y PA pedían que se facultara al consejo de administración de la empresa municipal Impulsa El Puerto para poner en manos de los tribunales toda la documentación obtenida durante la celebración de la comisión informativa especial, mientras que PSOE y Ciudadanos Portuenses pedían también poner el asunto en manos de los tribunales, pero directamente por parte del Ayuntamiento. Mientras tanto, Izquierda Unida solicitaba que todo el procedimiento se retrotrajese al momento anterior a la adjudicación de las obras. Cada uno de los puntos se votó por separado y salieron adelante los de PP y PA y el del PSOE.

El edil de IU Antonio Fernández, que fue el presidente de la comisión informativa especial creada para tratar de aclarar las presuntas irregularidades, lamentó que durante todo el proceso han quedado claros los múltiples intereses que había en torno a estas obras, y aseguró haberse sentido durante las comparecencias ante la comisión "como en el Chicago de los años 20".

Lo único que se sacó en claro del debate de estos puntos fue el compromiso del equipo de gobierno de que no se instalará ninguna zona verde ni zona azul en los alrededores de la Plaza de Toros, tal y como pretendía la empresa municipal Impulsa El Puerto. En cuanto a los aparcamientos, el público asistente a la sesión también expresó su rechazo con sonoras intervenciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios