El Puerto

Las Tres Rosas pide la eliminación del certamen de coquineras y coquineros

  • Consideran que tal y como está planteado el actual concurso, sigue siendo sexista

Una de las aspirantes seleccionadas en la categoría adulta, con un disfraz de cabaretera.

Una de las aspirantes seleccionadas en la categoría adulta, con un disfraz de cabaretera.

La asamblea feminista Las Tres Rosas ha vuelto a reivindicar, a través de un comunicado, la eliminación del concurso de coquineras y coquineros "tal y como está concebido", al tiempo que reivindican "otro papel de las mujeres en nuestro Carnaval, libre de estereotipos sexistas y de presión estética".

Este año una de las integrantes de la asamblea feminista se inscribió en el certamen para vivir todo el proceso desde dentro.

Una integrante de la asamblea feminista se inscribió en el certamen para verlo desde dentro

Desde Las Tres Rosas denuncian "las directrices diferenciales que se les daban en el ensayo de la pasarela a hombres y a mujeres, una pasarela que, lejos de ser de disfraces, se convierte en un pase de modelos donde a las mujeres y a las niñas se les dio las indicaciones correspondientes para mover su cuerpo de forma femenina y controlada. Por otro lado, solo había que observar los disfraces de carnaval que portaban hombres y mujeres para poner en evidencia que este concurso sigue apostando por premiar la figura de la mujer como objeto que se exhibe a través de disfraces que promueven los estereotipos de género tradicionales y la exhibición del cuerpo bajo los patrones de belleza dominantes".

La asamblea señala que "las mujeres que fueron elegidas por el jurado fueron las dos más jóvenes y con disfraces más sexis y ajustados a los cánones de belleza: cabaret y pirata", aunque añaden que "más indignación nos provoca la figura de las coquineras y coquineros infantiles en la que nos parecen un despropósito utilizar ese tipo de aleccionamiento de género. Pudimos ver a 20 niñas desfilar con tipos clásicos la mayoría: princesas, caperucita, hadas, cabaret… en muchos casos hipersexualizadas y utilizando las poses de las mujeres adultas por indicación de la organización. Por el contrario, vimos un pase de niños mucho más libre, donde anduvieron como quisieron, alguno incluso bailando, el cual se llevó un gran aplauso del público, mostrando así la mayor libertad que desde pequeños se nos enseña a niñas y a niños. Los pases infantiles culminaban con una máxima del sexismo representada en colores: las niñas echaban su papeleta para la elección en una copa rosa y los niños en una copa azul verdosa. En la elección infantil pudimos ver llantos de las perdedoras y los perdedores y una frustración y una competencia generada por este tipo de eventos que nos parece innecesaria e insana para nuestros menores".

Por otro lado, la entidad considera que el certamen "es un concurso en decadencia, que no interesa a la ciudadanía" y echan en falta "la labor fiscalizadora y transversal de la Concejalía de Igualdad. Lamentamos, de nuevo, la oportunidad de cambio que este Gobierno de falsa izquierda de nuestra ciudad ha perdido, y que sigue tomándonos el pelo en lo que acciones de igualdad serias se refiere", concluyen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios