DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Accidentada celebración La Policía desaloja a los vecinos de la calle Revolera durante su celebración de la Feria

  • Aunque la mayoría de los participantes estaban en balcones y azoteas, había algunas personas en la vía pública que fueron amenazadas con multas de hasta 600 euros

Accidentada celebración de la Feria en la calle Revolera / Andrés Mora

Los vecinos de la calle Revolera, en El Puerto, que habían convocado a los medios de comunicación para la celebración confinada de la Feria de Primavera -cuya velada se debería estar celebrando este miércoles en el recinto de Las Banderas- han vivido esta noche un desagradable episodio.

Todo ha ocurrido al filo e las nueve y media de la noche, cuando algunas personas mayores, algunas de ellas acompañadas por familiares, se encontraban en la calle, poco antes de que comenzara el pregón que poco después pronunció el músico y compositor Miguel Ángel Arellano, desde uno de los edificios de la calle.

Miguel Ángel Arellano, durante el Pregón desde uno de los balcones. Miguel Ángel Arellano, durante el Pregón desde uno de los balcones.

Miguel Ángel Arellano, durante el Pregón desde uno de los balcones. / Andrés Mora

Los vecinos habían decorado toda la calle con mantones y farolillos como una manera de rendir homenaje a la Feria y sacar una sonrisa a los vecinos más mayores, ante la ausencia este año de la principal fiesta de la ciudad.

La sorpresa fue cuando de repente se presentaron en la calle un importante número de agentes, ordenando identificarse a quienes estaban en la calle y amenzando incluso con imponer multas de 600 euros por incumplir el Estado de Alarma.

Los vecinos, junto a los agentes de la Policía Naciona. Los vecinos, junto a los agentes de la Policía Naciona.

Los vecinos, junto a los agentes de la Policía Naciona.

Ante el cambio de impresiones entre agentes y vecinos, en un tono tenso, finalmente las personas que ocupaban la calle la desalojaron y poco después se ofrecía el anunciado pregón, ya con las aguas más calmadas.

Algunos vecinos intentaron mediar ante los agentes, recordándoles que la convocatoria había tenido amplia difusión y que podrían haber advertido simplemente de la imposibilidad de permanecer en la calle, donde por otro lado aseguran que se estaban mantenido las distancias de seguridad oportunas.

Los asistentes incluso dedicaron el habitual aplauso a los sanitarios, como vienen haciendo cada día desde el comienzo del confinamiento.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios