El Puerto

Piden al Ayuntamiento que no use el parking de Bajamar en la motorada

  • José Peña, con dos sentencias judiciales a favor, advierte que el TSJA obliga a las motos a mantenerse alejadas de Pescadería

El vecino de los bloques de Pescadería José Peña Argudo, ha pedido al Ayuntamiento que no utilice el aparcamiento de la avenida de La Bajamar para la motorada. En conversaciones con el concejal de Policía Local, Carlos Montero, Peña Argudo le ha recordado la existencia de una sentencia judicial de julio de 2008, en la que se obliga al Ayuntamiento a indemnizarle con 700 euros por los daños de orden psíquico como "ansiedad, angustia, inquietud, frustración, irritación y temor" sufridos por él mismo y su familia a consecuencia de los niveles de contaminación acústica "intolerables" que se registran durante la concentración motera. En la misma sentencia, añade José Peña, se recoge que las motos deben permanecer a una distancia de 1.000 metros de su domicilio, y se anula un bando municipal del ex alcalde Hernán Díaz del año 2005.

José Peña, asesorado por la asociación de Juristas contra el Ruido, ha recordado al Ayuntamiento la existencia de esta sentencia del TSJA, advirtiendo que se reserva el derecho a ejercer las acciones legales que estime conveniente en caso de que se utilicen los aparcamientos de la avenida de la Bajamar cercanos a los bloques de la Pescadería, donde reside. La semana pasada se celebró una primera reunión de la Junta Local de Seguridad para tratar la organización del dispositivo de motorada, a la que asistió el subdelegado del Gobierno, Sebastián Saucedo, además de responsables municipales y de las fuerzas de seguridad.

Ayer mismo, José Peña se puso en comunicación con Sebastián Saucedo, quien negó de forma categórica que haya dado el visto bueno a la utilización del aparcamiento entre el edificio de Pescadería y el muelle del Vapor como parking para motos. Juristas contra el Ruido dirigirá hoy un escrito al concejal de Policía Local para que rectifique, ya que según Peña Argudo "yo no quiero ir contra nadie, pero la sentencia recoge que las motos deben mantenerse alejadas". Este vecino, conserje jubilado del Ayuntamiento y que sufre una dolencia cardiaca, cuenta con dos sentencias favorables por los perjuicios a su salud causados por la motorada, la primera de diciembre de 2007 obligaba al Consistorio a indemnizarle con 4.500 euros, mientras que una segunda sentencia ratificaba la nulidad de los bandos municipales para regular el evento y establecía medidas para garantizar sus derechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios