El Puerto

La calle Misericordia crece como la Milla de Oro de la hostelería portuense

  • La afluencia de público por esta zona del casco histórico aumenta considerablemente durante el verano

  • Los fines de semana los clientes deben apuntarse en lista de espera para poder sentarse

Las terrazas de la calle Misericordia se encuentra abarrotadas de gente durante las noches de verano. Las terrazas de la calle Misericordia se encuentra abarrotadas de gente durante las noches de verano.

Las terrazas de la calle Misericordia se encuentra abarrotadas de gente durante las noches de verano. / fernández hortelano

El mes de julio se ha marchado dejando un buen sabor de boca para la mayoría de los hosteleros portuenses, que aseguran estar viviendo un verano cargado de trabajo. Este hecho se hace notable sobre todo en los bares concentrados en el tramo de la calle Misericordia que, año tras año, reciben a centenares de visitantes durante la época estival.

La gran afluencia de clientes en las terrazas y restaurantes de la calle Misericordia se aprecia sobre todo por las noches, cuando esta zona del casco histórico se encuentra abarrotada de gente. "No se sale de la línea de estos últimos años", comenta el propietario de La Bodeguilla del Bar Jamón. El hostelero explica que, en general, el mes de julio ha sido muy bueno de principio a fin.

Asimismo, el empresario ha notado que el verano está siendo un poco mejor que los mismos meses del año pasado. Aunque asegura que el mes de agosto suele ser más fuerte que julio, ya que es cuando más gente coge las vacaciones estivales. Y es que la calle Misericordia es una de las más fuertes de la zona del centro en lo que a hostelería se refiere.

El encargado de la tapería Entre Mareas también ha notado una pequeña mejoría con respecto al año pasado y destaca que los fines de semana es cuando más clientes reciben. "Por las noches y los fines de semana tenemos hasta lista de espera", afirma el hostelero. Quien puntualiza que los clientes deben esperar una media de 20 minutos para sentarse en mesa.

El empresario también explica que "todo depende un poco del tiempo", y la verdad es que el hecho de que hayamos tenido un mes de julio de bajas temperaturas ha propiciado que los clientes prefirieran acudir al centro antes que a las zonas de playa, sobre todo por la noche cuando refrescaba. Por el contrario, este fenómeno ha perjudicando hasta hace unops días, cuando empezó la ola de calor, a los diferentes chiringuitos situados en las playas portuenses, que este verano han tenido que lidiar con la presencia del Poniente.

Por otra parte, la encargada del Mesón del Asador destaca que en su caso el verano está siendo un poco flojo, pero también coincide en que los fines de semana los clientes aumentan considerablemente. "El verano todavía no ha terminado de romper, aunque desde la Virgen del Carmen hemos notado un aumento de clientes", comenta. En este establecimiento también tienen lista de espera en los días del fin de semana.

La realidad es que la calle Misericordia se está consolidando como la Milla de Oro de la hostelería portuense, ya que cada verano ve como aumenta el número de visitantes por esta zona de la ciudad. Las terrazas se muestran completamente llenas y por las noches se hace complicado caminar por este tramo del casco histórico. Este hecho también sucede durante los fines de semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios