Tribuna Libre

Memoria Histórica

Comentarios 4

Viernes, siete de la mañana, 12 de octubre de 2018

Me despierto, con los gemelos montados, después de un largo día de más de 14 horas de trabajo, y mi cabeza no me lleva donde todos los días, a mis problemas diarios de enfrentarme a abrir la puerta de mi negocio como cualquier autónomo de este país.

Después de unos segundos de dolor, y tras conseguir desmontar mis gemelos, me repongo. “a tu madre le van a poner una calle". 

El día anterior, en medio de mi estrés diario y casi sin prestarle atención, un cliente y amigo que visita mi despacho me daba la noticia.

La sorpresa fue mutua. Yo por la noticia, él por mi desconcierto. Solo le doy tiempo a que me añada, “es por lo de la memoria Histórica".

Una mezcla de sentimientos me invadió. Inmerso en mis quehaceres, no vuelvo a acordarme hasta ahora mismo.

Ya asimilado que es fiesta, mi cabeza se centra y leo la noticia del Diario de Cádiz.

Ni qué decir tiene que saber que alguien se ha acordado de tu Madre, y para una cuestión tan importante, te llena de orgullo. Venga de donde venga. Mi memoria histórica me lleva a recordar aquello que Ella me repetía. “Hijo, es de bien nacido ser agradecido”.

Ahora empiezan las preguntas en mi cabeza. ¿Calle Cañonero Dato? ¿Por qué?¿No habría sido más lógico Crucero Baleares o Crucero Navarra?

Por si al final esto lo lee alguien y por ilustrar, en Crucero Baleares vivió gran parte de su intensa vida. Al igual que Crucero Navarra, que es la plaza que queda justo a la espalda. La casa daba a los dos lados.Justo en esa plaza, Crucero Navarra, es donde muchos portuenses la recuerdan en una de las facetas de como Ella era. Una persona dispuesta siempre a ayudar a los demás, anteponiendo los problemas de los otros a los propios e intentando trasmitir su alegría por allí por donde pasaba.

Mi Memoria Histórica me lleva a esas noches de San Juan, que yo como nadie viví.Cañonero Dato. ¿Será por Eduardo Dato? Mi Memoria Histórica alcanza a recordar que este señor es de antes de la República, e imagino que no sabría que un día a alguien se le ocurriría poner su nombre a un barco, que casualmente, cuando otro día hubo una guerra, este quedó, como el resto de la flota, en uno de los bandos.

Mamá, no creo que este cambio le pueda ofender a nadie. Además, no conocemos a ningún Dato.Mis pensamientos se van al resto de la noticia y los cambios propuestos. Hay cambios propuestos que ya no son barquitos, son personas. Perdón, personajes de la Memoria Histórica de El Puerto los que van a caerse del callejero.

Mamá, menos mal que no han propuesto cambiarte por Don Juan o Don Javier, con el respeto y admiración que les tenías.Tanta admiración y respeto como al resto de conocidos tuyos propuestos para “meterse” contigo en el callejero.

¿Por qué ofender a tantas familias y amigos portuenses tan arraigados en nuestro Puerto? ¿Eso va a resarcir a alguien?A todos los familiares de los propuestos junto a mi Madre, mi mayor respeto. A mis amigos los Melgarejo y los Merello, igual que al resto de familias ofendidas, que siento estar en este mismo saco. Tenéis todo mi apoyo.

A los responsables políticos de esto, que las cosas se pueden hacer mejor. Sin enfrentamientos innecesarios. Sin que suene a revancha.Entendería mejor que trabajaran todos los días, todas las horas que sean capaces, en mejorar la convivencia y el bienestar de TODOS los Portuenses.

Mi Memoria Histórica me lleva a un 20 de noviembre de 1975. Mi abuela llora delante del televisor blanco y negro viendo a Arias Navarro dando su mensaje. Mi Madre la consuela e intenta convencerla de que no habrá otra guerra. “Los tiempos han cambiado”.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios