Entrevista a José Antonio Tejero/Consultor de Comunicación y Creativo

“La comunicación hoy en día es puro espectáculo, y así lo hemos aceptado”

  • Lleva 25 años trabajando en distintos campos de la comunicación

  • Aunque queda mucho por hacer, cree que las empresas ya son conscientes de la importancia de comunicar bien

José Antonio Tejero, trabajando en su estudio de El Puerto de Santa María. José Antonio Tejero, trabajando en su estudio de El Puerto de Santa María.

José Antonio Tejero, trabajando en su estudio de El Puerto de Santa María. / M.B.

–Lleva usted más de 25 años en el mundo de la comunicación. ¿Cómo ha evolucionado en este tiempo?

–El mundo digital ha cambiado el marco mediático y social. Hoy día la comunicación es multidireccional, antes estaba mucho más controlada.

–Sus comienzos fueron en el mundo de la fotografía. ¿Es verdad que una imagen vale más que mil palabras?

–No. La comunicación humana se ha dividido en tres fases. La primera fue el sonido, la segunda la imagen y la tercera la escritura. Hoy en día una imagen no vale más que mil palabras, ni mucho menos. Los instagramers, por ejemplo, no se hacen la foto sin más con el teléfono, hay un gran proceso de postproducción detrás. La realidad no es la que vemos, está totalmente manipulada.

–Usted ha trabajado también en el mundo de la comunicación institucional. ¿se dejan asesorar los políticos?

–Creo que no. La comunicación política últimamente es muy impulsiva. Cada político utiliza sus plataformas, como Twitter por ejemplo, por lo que cada uno de ellos lanza información que se desarrolla de forma distinta a la institucional. Ya no hay un solo mensaje, sino varios.

–Hoy en día tenemos tal cantidad de imágenes en la retina y estamos tan estimulados sensorialmente que es difícil quedarse con la esencia de un mensaje. ¿Es más fácil llegar al corazón de la gente o a su cabeza?

"El visionario Orwell se quedó corto en su obra ‘1984’. El Gran Hermano sería hoy el Big Data”

–Con respecto a la comunicación en las empresas, es fundamental llegar al corazón. A esa gran cantidad de estímulos que recibimos a diario le llamamos nosotros infoxicación. Es tanta la información que recibimos a diario que hay que tener un colador, un filtro. El próximo millonario será el que controle las fake news. El visionario Orwell se quedó corto en su obra 1984 con respecto al Gran Hermano, que hoy sería el Big Data.

–Pero, ¿estamos saturados de información para finalmente saber cada vez menos?

–Posiblemente sí. La información que recibimos tiene poco recorrido, es muy superficial y al día siguiente ya se ha transformado. La comunicación hoy en día es puro espectáculo, y así lo hemos aceptado.

–Hoy en día cualquier empresa que se precie debe contar con un buen plan de comunicación. ¿Son conscientes de ello las pequeñas empresas o falta aún mucho camino por recorrer?

–Todas las organizaciones, ya sean empresariales, de la administración o una ONG, deben tener un plan de comunicación establecido, tanto externo como interno, entre trabajadores y directivos. Hay que tener claro cuál es el mensaje que debe recibir el público al que te quieres dirigir.

–¿Qué les diría a los empresarios que no apuestan por profesionales para gestionar su comunicación?

–Que es algo completamente erróneo. El profesional sabe cómo organizar el mensaje, qué tipo de imagen tiene que ofrecer y para eso hay unas claves que conoce el profesional. Las empresas tienen que ser muy creativas para destacar sobre las demás, es fundamental cuidar el diseño, la imagen, la tipografía...

–En el caso de la provincia de Cádiz, ¿en qué posición estamos?

–Queda mucho por hacer, pero al menos ya se tiene conciencia de que es importante comunicar bien. Hay que tener en cuenta que el sector turístico es fundamental en la economía de la provincia y las empresas del sector turístico y de la restauración deben saber que una buena política de comunicación es vital para lograr sus objetivos.

"El ‘smartphone’ es hoy el miembro más importante de la familia, desplazando a la televisión"

–Las redes sociales son un aliado para las empresas, pero también las puede cargar el diablo. ¿Cómo se puede hacer un uso inteligente de ellas?

–Hay dos maneras, siendo muy proactivos y también prospectivos. Hay que tener las redes siempre actualizadas y contestar siempre, y además hay que ir por delante para poder estar en la cresta de la ola. Hay que mantenerlas como herramientas a nuestro favor. Hoy en día el smartphone es el miembro más importante de la familia, desplazando a la televisión.

–En los últimos años hemos vivido una revolución comunicativa y ya no hay distancias ni barreras. ¿Somos conscientes de que el mundo es cada vez más pequeño o seguimos sin abrirnos a las posibilidades que nos ofrece la tecnología?

–En esta profesión ya no existen los territorios. Puedes trabajar para cualquiera, esté donde esté. Una empresa de Madrid o de Barcelona te puede contratar estando en la provincia de Cádiz. Pero es verdad que en España aún estamos lejos del mundo anglosajón. Somos un país muy creativo, pero debemos seguir avanzando en determinadas cosas.

–Su estudio, Milonga, tiene sedes en El Puerto y La Janda. ¿Qué objetivos se ha marcado?

–Seguir siendo muy creativos, que es una de mis fortalezas, y darles siempre a nuestros clientes una comunicación integral. Cada cliente puede aprovechar mejor determinadas plataformas, pero siempre teniendo una perspectiva de 360 grados, es algo fundamental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios