El Puerto

Indignación vecinal a causa de la reapertura de la casa ocupada

  • Residentes de la calle Larga no entienden que se haya dejado volver a las personas desalojadas

Dos policías locales, accediendo al inmueble el día después del incendio que se registró. Dos policías locales, accediendo al inmueble el día después del incendio que se registró.

Dos policías locales, accediendo al inmueble el día después del incendio que se registró. / d.c.

Comentarios 10

La decisión municipal de reabrir la casa ocupada en la que se registró un incendio en la madrugada del Sábado Santo, en el número 35 de la calle Larga, no ha gustado ni un pelo a los vecinos de las fincas cercanas. Desde hace ya mucho tiempo estos vecinos venían denunciado el pésimo estado que presentaba el edificio, así como el deterioro social que sufría la zona desde que lo que fuera en principio una corrala con familias degenerara en estos últimos años hasta convertirse en un auténtico gueto en pleno corazón de la ciudad.

Estos vecinos, hartos de peleas de madrugada, gritos, trasiego de personas al edificio a todas horas y de una falta de limpieza y de salubridad patente nada más pasar por la puerta del inmueble, vieron con alivio cómo después del incendio que obligó a su desalojo se optaba por tapiar el acceso a la finca. No obstante, poco duró su tranquilidad porque a los pocos días, por orden municipal, se decidió su reapertura y como es lógico, los ocupas han vuelto a hacerse con el edificio. "Ahora estamos peor que antes", afirma indignada una vecina, quien asegura que para la noche del jueves muchos de los ocupas ya habían vuelto, y no solo eso sino que habían entrado en el edificio varias personas más.

"Estamos peor que antes", aseguraban ayer algunos de los vecinos de las casas cercanas

Los vecinos no entienden cómo el Ayuntamiento ha permitido que la situación vuelva a ser la de tener ese punto negro en pleno centro de El Puerto, cuando se está hablando a todas horas de regenerar el casco histórico y de hacerlo atractivo para residentes y visitantes. Visiblemente molestos están además con el papel que ha jugado Levantemos, ya que desde esta formación se ha optado desde un principio por la reapertura de la casa, lo que a juicio de los vecinos lo único que hace es que se perpetúe una situación irregular y que se deteriore socialmente esta zona. "Yo desde luego no les he votado", afirmaba ayer otro de los vecinos que acudió a este periódico, pero añade que "ya sé a quién no tengo que votar tampoco", en referencia a lo partidos del gobierno local, que a su juicio no han sido capaces de gestionar esta complicada situación.

Algunos de los consultados lamentan también el papel que ha jugado en este asunto Bienestar Social, a cuyo concejal, también edil de la Policía Local, no han visto por la zona. "Parece mentira que no sepan lo que hay aquí. Yo entiendo que a estas personas se les tiene que ayudar y buscar alguna solución, pero desde luego esta no pasa por perpetuar aquí un punto negro y un foco de suciedad y delincuencia", afirmaba otra de las personas consultadas.

En cuanto a la propiedad, que trató de instalar una puerta de seguridad cuando la finca quedó desalojada, se lo impidieron las personas concentradas en la puerta, incluido el concejal de Levantemos Pepe Oliva, de manera que de momento todo sigue igual o incluso peor que antes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios