Tribuna Libre Los héroes de la Guardería Municipal, la labor social y el municipalismo

Javier Botella, portavoz de Unión Portuense. Javier Botella, portavoz de Unión Portuense.

Javier Botella, portavoz de Unión Portuense.

Quiero usar esta tribuna con tres claros objetivos, sobre todo tras el anuncio del cierre de la Guardería Municipal por parte de la concejala Mari Carmen Lara. El primer objetivo es hacer un reconocimiento a los cocineros de la Guardería Municipal por su labor durante el estado de alarma. Han estado desde el primer día de la crisis, de manera voluntaria, a disposición de los más vulnerables preparando más de 3600 comidas a los más necesitados. Lo segundo, hay que reconocer la gran labor social que durante tantos años ha ejercido la Guardería Municipal, sea cual sea su futuro. Y tercero, me gustaría hacer una reivindicación municipalista. Una reivindicación por la lucha por nuestra autonomía y la adquisición de competencias.

Al igual que muchas asociaciones u organismos han ayudado durante la pandemia, los cocineros y trabajadores de nuestra Guardería Municipal han estado ahí, han sido los encargados de preparar entre 80 y 85 comidas diarias para repartir entre las personas más necesitadas. Una labor en la sombra, y hasta ahora sin reconocimiento alguno, que al igual que otros compañeros, y ante la avalancha de nuevos demandantes, sirvieron como refuerzo en Bienestar Social. Por ello, le quería dedicar estas palabras de agradecimiento y de apoyo ante la incertidumbre e inestabilidad generada con el anuncio del cierre de la guardería.

La Guardería Municipal, en su conjunto, también merece un reconocimiento, pero no solo ante la ayuda ofrecida durante esta situación sino por toda su labor histórica. Son 35 años ejerciendo una labor social atendiendo anualmente a más de 60 niños y niñas de 0 a 2 años provenientes de familias en situación de riesgo de exclusión social. La guardería ha ofrecido un menú equilibrado de lunes a viernes y un servicio de profesionales en la materia reconocido a lo largo de todos estos años por miles de portuenses. Estos 35 años no podemos olvidarlos con cuatro excusas burocráticas que nos quieren poner ahora por delante.

La situación actual es compleja. Competencias propias, delegadas, impropias, convenios, burocracia, superávits, sostenibilidad financiera, intereses ocultos, desidia, transparencia, etc. La jugada puede salir bien o puede salir muy mal. No voy a señalar al gobierno actual como único responsable del cierre, sería lo fácil, y más con las excusas baratas que han dado. Pero este problema viene de largo, desde 2007, y nadie quiso darle solución en su momento.

Es una oportunidad para desarrollar un gran proyecto en el edificio, sí. Es una oportunidad para reforzar los servicios sociales y montar un comedor social, sí. Pero esto, aunque son proyectos esperanzadores, no pueden ser a costa del municipalismo. Las fuerzas municipalistas deberían luchar por asumir competencias, propias e impropias. Una competencia impropia no es ilegal, el mejor ejemplo es que vamos a seguir asumiendo competencias impropias. El centro de mayores o los cursos de formación, simplemente unos interesan más que otros, por lo tanto, que nadie me hable de competencias para escurrir el bulto como la nota ofrecida por el gobierno.

La realidad es que con este paso se va a privatizar el servicio que ofrecíamos a miles de familias, que se traduce en precariedad o, simplemente, perderlo. La situación es que vivimos un momento donde se ha evidenciado la importancia de los ayuntamientos, su cercanía y que debemos de luchar por reforzarnos. No podemos debilitarnos dejando ir un servicio que asumíamos desde hace décadas. Un servicio que ha cumplido con creces y que, en los peores momentos de nuestra sociedad, ha dado la cara adaptándose y ayudando a miles de familias, y de esta manera se lo pagamos. Estas líneas van a quedar como homenaje a los trabajadores de la guardería municipal por su labor encomiable durante décadas y, especialmente durante la pandemia, pero también como advertencia a lo que se avecina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios