El Puerto

Derriban el último de los bares de los terrenos portuarios de La Puntilla

  • Los dueños del Piriñaca proceden a la demolición del bar tras no renovarse la autorizacion

El Bar Piriñaca ya es historia. Ayer se procedió a su demolición puesto que su autorización para permanecer en estos suelos había caducado hace años y Autoridad Portuaria ya había comunicado hace tiempo que no pensaba renovarla. Según informó el organismo responsable de puertos, fueron los propietarios del establecimiento los que procedieron al derribo no teniéndose que recurrir finalmente a que la administración lo hiciera de forma subsidiaria.

Con la caída del Piriñaca, esta parcela ya queda expedita de edificaciones para que el organismo portuario pueda desarrollarlos. Tal y como acordó con el Ayuntamiento, en estos suelos se contempla la construcción de un hotel y una gran zona comercial. No obstante, aún se tiene que proceder a culminar el proceso de desafectación del uso portuario de estos terrenos. Su nueva ordenación ya viene recogida en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), documento que está actualmente en exposición pública.

En marzo de este año fueron demolidos los otros dos bares que había en la zona (Los cuatro vientos y El Pescador) aunque estos fueron ejecutados por Autoridad Portuaria. Sin embargo, el Bar Piriñaca aguantó unos meses más ya que había presentado un recurso judicial que aún a día de hoy no se ha fallado.

Fue el año pasado cuando Autoridad Portuaria comunicó a los tres establecimientos que iniciaba un expediente de extinción y desahucio. De hecho la autorización, que se renovaba cada dos años, acabó en 2003 sin que se volviera a suscribir. No obstante, se le permitió que continuaran con la actividad hasta que se les anunció el año pasado que debían abandonar estos terrenos.

Sin embargo, el expediente fue recurrido por las partes afectadas, presentando incluso un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que finalmente falló a favor de los argumentos esgrimidos por el ente portuario.

No obstante, los propietarios del Bar Piriñaca presentaron un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, lo que provocó que la demolición no se ejecutara a la vez que la de los otros dos. Sin embargo, los propietarios optaron por ejecutar el derribo para lo que en días pasados iniciaron su desalojo y ayer proceder al derribo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios