El Puerto

Defensa tasa en más de un millón de euros los polvorines de la Sierra

  • El Ayuntamiento negocia para que este precio inicial se rebaje al menos en un 50% Los presupuestos municipales recogen ya una partida de 150.000 euros

Sin duda uno de los proyectos estrella del gobierno municipal para los próximos años será la puesta en valor de los polvorines de la Sierra de San Cristóbal, una vez que al fin pasen a manos del Ayuntamiento. El alcalde de la ciudad, Alfonso Candón, explica que las negociaciones con el Ministerio de Defensa para hacer efectiva la reversión de los terrenos avanzan a buen ritmo, si bien este proceso se prolongará aún durante varios meses, debido a su complejidad.

De momento, en Madrid ya existe una tasación inicial de los terrenos y un informe medioambiental preliminar, previo a la enajenación y paso a titularidad municipal de los terrenos ocupados por las antiguas instalaciones militares en la Sierra de San Cristóbal.

Como destaca Candón "se trata de unas negociaciones que están siendo bastante duras", puesto que el precio fijado en un principio por el Ministerio de Defensa para revertir los terrenos a El Puerto es de 1.220.000 euros, una cantidad que el Consistorio está intentando disminuir al 50%, ya que como dice el alcalde "no solo hay que hacer frente a la reversión, sino a una serie de inversiones para poder ponerlo en uso". Por tanto, la intención municipal es tener que hacer frente a poco más de 500.000 euros para la desafectación de los suelos, ya que el Consistorio tendrá que poner en marcha un proyecto de adecuación de estos terrenos, y así se ha transmitido en las distintas reuniones que se han mantenido al respecto hasta la fecha.

En el informe remitido a Defensa se especifican las medidas propuestas por el Ayuntamiento para los terrenos. Así, habrá que proceder primero a la demolición y desescombro de instalaciones y edificaciones en estado de ruina; al cierre y afianzamiento de las edificaciones que pueda ser objeto de nuevo usos; a la instalación de un nuevo cerramiento perimetral; retirada de restos de alambradas de espino; limpieza de puntos de vertidos incontrolados; retirada y tratamiento de residuos dispersos; arreglo y adecuación para nuevos usos de caminos interiores existentes; arreglo, reposición y mantenimiento ordinario de los cerramientos de las cuevas; instalación y mantenimiento de señalización de seguridad; implantación y mantenimiento de señalización de seguridad; implantación de nuevos servicios de vigilancia y control de acceso (coste anual); redacción de proyectos y ejecución de trabajos de regeneración del suelo y su cubierta vegetal; planificación y puesta en marcha necesarias de trabajos de mejora y conservación forestal (durante el primer año); medidas de conservación y gestión de fauna amenazada y diagnosis del estado de conservación y estabilidad de las distintas galerías. En total se prevé una inversión de 545.000 euros.

De momento, en los Presupuestos municipales de este año ya está prevista una partida que asciende a 150.000 euros para hacer frente a la primera anualidad de la reversión, que supondría el pago de 50.000 euros a Defensa por la titularidad y 100.000 euros que servirían para, una vez terminadas las negociaciones, comenzar a actuar de manera inmediata en el terreno.

En su día, antes de que se determinara su uso militar, el Ayuntamiento ya recibió una compensación económica por los terrenos, por tanto afirma Candón que "ahora hay que recuperarlos volviendo a hacer una inversión para que podamos decidir qué uso queremos dar a este espacio, ya que entendemos que puede ser un uso patrimonial, turístico o cultural, que es el que consideremos más adecuado. Es un espacio indiscutiblemente rico y no podemos perder la oportunidad de ir adecuándolo para nuestro uso y disfrute", afirma.

En cuanto al estado actual del recinto, pese a la presencia de servicios de vigilancia, es evidente el progresivo deterioro de las instalaciones y edificaciones existentes, debido a los continuos expolios y actos vandálicos y a la inexistencia de labores de mantenimiento, que incluso han llevado a la desaparición del cerramiento perimetral.

La propia configuración del terreno y su vegetación forestal vienen a agravar los efectos de un inexistente cerramiento y de unos reducidos servicios de vigilancia en relación a la extensión y características físicas de la finca. En relación a estas deficiencias, se tiene constancia de hechos como un vertido de cadáveres de animales de gran tamaño, además de otros vertidos incontrolados de residuos o la presencia de personas no autorizadas en el interior de las cuevas que realizan y exponen en la red grabaciones o imágenes de las mismas. El acceso de vehículos de cuatro y dos ruedas es habitual, pese al peligro que conlleva la intrusión de personas de manera incontrolada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios